miércoles, 12 de diciembre de 2018

Después del Grado ¿Qué hago?


Pues aún con el B1 todavía pendiente me sigo preguntando lo mismo, después del Grado ¿qué hago?.  Y es que e entrado en una fase donde todo son dudas, pero hay algo que tengo clarísimo: para ser un buen profesional no hace falta tener un máster, hay que tener ganas de hacer cosas que aporten en el cambio y transformación social. 

Yo, sin apenas experiencia no debería entrar tan pronto en la investigación y es más, para investigar debería ser necesario tener experiencia previa no sólo a nivel profesional sino a nivel personal, porque la Educación Social implica mucho más que realizar programas de intervención socioeducativa (redordad que es un compromiso con las personas y como tal se debe trabajar desde la cercanía con ellas). No sé si sería ético empezar a realizar hipótesis o a publicar artículos sin una amplia experiencia. Hoy en la presentación del libro "Historias de la Educación Social en Almería. 30 años de experiencias de una profesión" estaban todos los autores que lucharon y luchan por la profesión y que hoy representan la historia viva de la Educación Social en Almería. Debemos tener en cuenta que estas experiencias han servido de base para la profesionalización y para la creación de la antigua Diplomatura (y actualmente Grado de Educación Social). Sin todas esas personas que han luchado durante estos años, como bien se decía en la presentación del libro, no habría sido posible la creación y la implantación del Grado en la Universidad de Almería y en las demás Universidades Públicas Andaluzas en las que está implantado. 

Y yo me pregunto, ¿De qué sirve un máster si a la hora de la verdad no sabemos qué funciones ni cómo afrontar la realidad social fuera de la Universidad?

En mi opinión, la Universidad tiene un problema, y es que tengo la sensación de que la Universidad se ha quedado aislada de esa realidad social. ¿Que se necesita más educadoras y educadores sociales que se animen a investigar? Por supuesto, faltaría más, pero, desde mi punto de vista, esa investigación si está basada en experiencias personales y profesionales enriquecería ya no sólo las materias que se imparte en la Universidad, sino también nuestra formación como educadoras y educadores sociales.

Yo no me considero aún profesional (ya no sólo que no sea titulada, sino que tampoco tengo la experiencia suficiente como para serlo) y creo que sería muy prematuro empezar a investigar sobre la Educación Social sólo basándome en la teoría obviando las experiencias personales y profesionales en cualquier campo de intervención. Tampoco me considero que yo sea el futuro de la profesión, el futuro está en aquellas personas que se están formando para ser educadoras y educadores sociales y que muy posiblemente puedan aportar mucho más que yo en el desarrollo de la profesión (y es más yo tan solo escribo posts sobre Educación Social en este blog). 

En conclusión, una investigación más cercana a la realidad que a la teoría no sólo beneficia al presente de la profesión, sino también a su futuro desarrollo.

No hay texto alternativo automático disponible.

PD: Si queréis conocer el desarrollo histórico de la Educación Social en Almería con más profundidad os recomiendo el libro.


jueves, 29 de noviembre de 2018

Colegiarse es defender la profesión


Perdonadme por el parón del Blog hasta hoy, he estado muy liada estos días (y la que me espera los siguientes días).

Estos días he estado alucinando con algunos comentarios en redes sociales. No sé si es que malinterpretamos los mensajes de las publicaciones (a mí me ha pasado esto muchísimas veces) o es que mucha gente ataca por atacar y alimentarse provocando a otras personas (perfiles denominados "trolls") o simplemente desinformación. 

Esos comentarios hacían falsas acusaciones sobre un supuesto "posicionamiento político" del Colegio Profesional cuando en realidad en las publicaciones sólo trataba de informarnos cuáles son los partidos políticos que tienen propuestas en sus respectivos programas electorales relacionadas con la Educación Social. Lo que me ha llamado más la atención es que sólo se fijaban en una publicación en concreto y no se fijaban en las demás. Es muy curioso. Quizás deberíamos reflexionar más acerca de los errores de comunicación en redes sociales y cómo podemos evitarlos (como, por ejemplo, leer dos o tres veces el mensaje de la publicación). 

Hay personas que me han agradecido mi "labor" de defensa de la profesión. Yo agradezco a todas esas personas que invierten su tiempo libre en contribuir de manera voluntaria a la construcción de la Educación Social. Defender la labor de los Colegios Profesionales y de sus colegiad@s es defender la profesión. L@s que aún no estamos colegiad@s (en mi caso sólo me falta quitarme la piedra del B1, para poder hacerlo) deberíamos informarnos mejor acerca del funcionamiento de los mismos, acercarnos a los propios Colegios Profesionales para ver las actividades que hacen. Much@s se preguntarán, ¿pero cómo podemos acercarnos a los Colegios Profesionales si no podemos ir a una reunión de Junta de Gobierno ni a ninguna Asamblea? Pues muy fácil, sigue al Colegio por redes sociales y te enterarás de las actividades que realizan. 

Bien, much@s profesionales que no están colegiad@s quieren acabar con el intrusismo con una Ley que regule la educación social, pero no se dan cuenta de que tener una Ley de Educación Social también implicaría una colegiación obligatoria. Como bién dice Xavier Puig (miembro de la Junta de Gobierno del CEESC y Vicepresidente del CGCEES) en el artículo 'Al CEESC treballem per a la regulació de l'educació social' en el Full informatiu del CEESC: "Una de las consecuencias de tener una Ley de Educación Social es que la colegiación de los profesionales será obligatoria, esto ha de servir para defender la profesión contra el intrusismo y para frenar la devaluación de la figura del educador social". Yo os recomiendo leer el artículo, es muy interesante (el catalán tampoco es muy difícil de entender). 





En conclusión, antes de atacar deberíamos parar y pensar un poco en nuestra idea de Colegio Profesional, porque igual nos estamos equivocando y criticamos algo que ni tan siquiera conocemos a fondo. 


martes, 2 de octubre de 2018

¿Cómo ser Educador/a Social y no morir en el intento?




Este año vuelvo a participar en el Carnaval de Blogs del Col·legi d'Educadores i Educadors Socials de Catalunya con motivo del Día Internacional de la Educación Social. Y el tema propuesto de este año es hablar sobre los errores en el desarrollo de la vida profesional. Antes de comenzar he de destacar que acabo de finalizar el Grado y aún no tengo experiencia como profesional, por lo que hablaría de mi experiencia en los Practicum del Grado. No sé si procederá o si será ortodoxo hablar de ello, pero hay que tener en cuenta que eran las dos únicas veces en las que me acerqué a la realidad de la Educación Social fuera del ámbito académico. Tampoco quiero entrar en muchos detalles, sólo pretendo reflexionar sobre aquellos numerosos errores que he cometido durante los períodos de prácticas con el que pretendo mejorar tanto como persona como profesional que acaba de terminar el Grado y que está a punto de entrar en el mercado laboral.


En mi primer Practicum, en segundo curso y que fueron apenas tres semanas. Se suponía que era unas prácticas de observación, que acabaron siendo de prácticas de actuación. Fue en una residencia de personas de tercera edad y no, no había ningún educador/a social, por lo que las actividades teníamos que programarlas mi compañera y yo. Fue bastante duro, sin apenas conocimientos teóricos sobre evaluación de dichas actividades tuvimos que hacer algo parecido a un programa de intervención contando con los recursos materiales que disponía el centro. He de reconocer que aprendí bastante con esa experiencia, aunque me hubiese gustado que se conociera más la figura profesional en estos centros, ya que mi compañera y yo tuvimos que explicarle a la Dirección del centro qué es y cuáles son las funciones del Educador/a Social en una Residencia. Si no fuera por la ayuda de mi compañera y de la dirección no sabría si hubiera podido sacar adelante la intervención. 

En el Practicum II, en cuarto curso, en las que sí eran prácticas de actuación estuve en un colegio de educación especial ayudando a una adolescente autista extranjera a aprender español. Aún teniendo un programa para la enseñanza del español como lengua extranjera tuve la suerte de contar con la ayuda de la Psicóloga del centro para que me ayudase a hacer las adaptaciones necesarias en las actividades a las necesidades de la alumna sobre todo en cuestiones tan básicas como la comida, la ropa, el saludo, etc y acompañarla en diferentes salidas que se organizaban desde el centro. Fue un poquito más complicado puesto que tampoco tenía mucha experiencia en el campo de la educación especial, pero siempre tuve la ayuda de los profesionales del centro que desde aquí me gustaría agradecerles. Tuve muchísimos errores en cuanto a planificación y a la duración de las actividades y de no saber afrontar diversas situaciones que para mí eran muy nuevas. Era como si hubiera salido de la burbuja de la Universidad para acercarme a la realidad.



He cometido muchísimos errores, y mi actuación en los dos períodos de prácticas tendría que haber sido mucho mejor, pero, lo positivo es que de los errores se aprende y que se puede reflexionar para mejorar aquellos aspectos que no terminan de encajar en la intervención.  



Mi conclusión desde la poca experiencia práctica que tengo es que la tarea del Educador/a Social no es tarea sencilla como muchas personas creen, si bien es cierto que la formación debe mejorar (que en mi opinión esto debe ser un objetivo de las Universidades) requiere también una formación continua y sobre todo también requiere un trabajo en equipo en el que los profesionales pueden aportar desde sus respectivos campos de conocimiento.




miércoles, 26 de septiembre de 2018

¿La Educación Social es una farsa neoliberal?


¿Os acordáis de que en facebook y twitter dije que el capitalismo era anárquico? Much@s decían que era contradictorio. Pues sí, era contradictorio, al igual que decir que "la Educación Social es una farsa neoliberal". ¿Es realmente una farsa neoliberal la Educación Social o hay un interés dentro del sistema para desprestigiar la profesión?

Estoy totalmente a favor de cuestionar y reflexionar nuestras acciones, pero las críticas que he visto en estos últimos días han ido, oh! qué casualidad, sólo a Educación Social. No he visto muchas críticas hacia otras profesiones. Si bien el mundo de lo social es muy mejorable, esto es debido al sistema en el que estamos inmersos. Las críticas deberían ir en dirección a este sistema defectuoso que para nada beneficia a la ciudadanía. Uno de los objetivos de la Educación Social es dotar de herramientas necesarias a las personas para crear una sociedad crítica que pueda cuestionar ciertos cimientos que sustentan el sistema actual. La innovación en la Educación Social debe ir orientado hacia la creación de una ciudadanía crítica y no hacia el beneficio del propio sistema. 

¿Nadie se pregunta el por qué se está intentando desprestigiar a la Educación Social? ¿Nadie se da cuenta de la situación tan precaria en la que están muchas compañeras y compañeros edus@s? Me parece muy contradictorio que se diga que la Educación Social es una "farsa o un producto neoliberal" porque al propio sistema capitalista y neoliberal no le interesa algo que lo que pretende es empoderar a las personas. En el sistema nos hacen creer que debemos ejercer funciones de represión y control cuando realmente NO es así. No tenemos nada que ver con la policía como han dicho algun@s.  

Si de verdad queremos ser crític@s debemos ir a la raíz del problema. Si es el sistema el que maltrata y perjudica ¿por qué no lo atacamos con voracidad y sí a la Educación Social? 

Una cosa es una crítica constructiva (cosa que hacen muchísim@s compañer@s edus@s) y otra es criticar desde el más absoluto desconocimiento. Las decisiones más importantes, por desgracia no las hacen l@s profesionales, los hacen determinadas personas ajenas a la profesión y muy alejadas de la realidad social. 

No nos confundamos, la Educación Social no es una farsa neoliberal, es el sistema el que lo es. 

martes, 28 de agosto de 2018

Estereotipos ¿motivos para hacer un chiste?


La primera definición de chiste en la RAE es "Dicho u ocurrencia agudos y graciosos". Pues bien, ahora teniendo en cuenta eso, voy a formular la siguiente pregunta: ¿un chiste racista, xenófobo, homófobo, tránsfobo, machista o misógino puede resultar gracioso?. Definitivamente no, no es nada gracioso hacer gracia acerca de estereotipos que sólo perjudican a aquellos colectivos que están oprimidos o que están siendo objeto de odio, violencia o discriminación por razón de raza, sexo, orientación sexual, identidad sexual, creencias religiosas,etc. 

Estos días hemos visto en Twitter con el hashtag #MeQueer y que nos debería hacer reflexionar si determinados chistes que promueven estereotipos de los colectivos se puede considerar "humor". En el mismo caso estarían los chistes racistas/xenófobos.  

Se pueden hacer chistes sobre corrupción, sobre fútbol, televisión, etc. Pero siempre respetando sin llegar a descalificar e injuriar a las personas por su raza, sexo o creencias religiosas.  

Sr. Rober Bodegas, sí, su chiste ha ofendido al pueblo gitano, porque es etnocentrista y antigitano que difunde una falsa idea del colectivo que está sufriendo estos tópicos que se difunden a través de los medios de comunicación (cabe destacar el programa "Gipsy Kings") que sólo perpetúan ese rechazo de la sociedad al pueblo gitano, que recordemos que los y las gitanas sufrieron en los diversos campos de concentración a manos del nazismo (que a veces nos olvidamos de ciertas partes de la historia que no deberíamos). Aún hoy en día much@s siguen luchando para que estos etereotipos no se sigan difundiendo y con ellos se refuerce el discurso de odio. 

No tiene nada de humor inteligente, porque la inteligencia no se basa en el rechazo, miedo y odio, sino en la empatía y solidaridad con aquellos colectivos que la sociedad no les da voz y los rechaza. La comedia no debe nutrirse de odio y discriminación, porque entonces deja de ser comedia y se convierte en un discurso de odio.  

Evidentemente no digo que haya que prohibir estos chistes, porque el racismo se combate a través de la educación. La educación Social tiene mucho trabajo por hacer para que estas actitudes poco a poco desaparezcan y podamos crear una sociedad más inclusiva. 

Hay que potenciar la educación emocional de modo que estos estereotipos desaparezcan y podamos conseguir que la sociedad pueda reconocer su diversidad. 

jueves, 23 de agosto de 2018

Cómo combatir el odio


Sí, Almería es racista y xenófoba. Y yo la primera de tod@s. Siempre se me escapa comentarios y actitudes racistas y xenófobas ¿por qué no admitirlo? Desde el sistema hemos asumido a través de ciertos valores clasistas una clara posición de poder estructural sobre las minorías racializadas. No hay más que ver en los comentarios sobre lo ocurrido en una caseta en la Feria de Almería esta semana. 

Al negar las situaciones discriminatorias estamos negando nuestros propios privilegios. Ocurre lo mismo con el machismo en la relación de poder del hombre sobre la mujer y con el colectivo LGTBI con los privilegios cisheteropatriarcales. 

Ante todo debemos deconstruirnos y reflexionar acerca de las consecuencias que tienen esos privilegios sobre las minorías y el daño que hacen a la diversidad. Sí, estamos hablando de seres humanos, que luchan y trabajan en condiciones muy precarias para tener una vida mejor y en muchos casos escapando de la pobreza y de las guerras. Pero una cosa, si le sumamos racismo más aporofobia las reacciones de las personas que no quieren cuestionar sus privilegios son más escandalosas. No sólo se hacen eco de bulos y falsas noticias acerca de la inmigración, también promueven discursos populistas propios de la ultraderecha aprovechando la situación de crisis económica de un país (esto no es nuevo, ya se hizo en los años 30 del siglo XX en Europa y mucho me temo que si no hacemos nada para desactivar estos discursos vamos por el mismo camino).

Muchos nos tachan de "buenistas" o de que "nos comen la cabeza"  que, según estas personas que promueven el discurso de odio,  se hace con una imagen muy alejada de su realidad. Nada más lejos de la verdadera realidad, cuestionamos la veracidad de la mayoría de los discursos xenófobos y racistas, teniendo en cuenta que todas esas afirmaciones que hacen son BULOS que se están combatiendo desde varios medios de comunicación (y digo varios porque no son todos los que los combaten, de hecho hay medios de comunicación que siguen difundiendo bulos a pesar de haber sido desmentidos).

Si en las redes sociales una persona dice "No soy racista pero..." o "Es que ellos (los inmigrantes y personas racializadas) son más intolerantes y racistas" es hora de hacer limpieza y bloquear, porque no merece la pena perder un tiempo valioso con personas que están cerradas de mente y no se cuestionan nada en absoluto. 

Lo que sí podemos hacer desde la Educación Social es educar en valores positivos que permitan el desarrollo de la interculturalidad poniendo el valor de la diversidad y también educar desde una perspectiva crítica para identificar  bulos y falsas informaciones que lo único que hacen es crear más odio, discriminación y miedo. 

En cierta manera, tod@s podemos contribuir a un mundo más inclusivo y mejor que sea un espacio seguro para la diversidad.




  Resultado de imagen de interculturalidad

viernes, 17 de agosto de 2018

Hablando de los habilitados...Titulados y habilitados juntos contra el intrusismo profesional


Siempre que menciono a los profesionales habilitados hay personas (tituladas) diciendo que es que no son educadores sociales, que no deberían ejercer, que para qué están ahí, que nos quitan el trabajo a los titulados... Vamos a ver, si nos remitimos al Código Deontológico del educador y de la educadora social, concretamente en el principio de la profesionalidad nos dice: 

"La autoridad profesional del educador/a social se fundamenta en su competencia, su capacitación, su cualificación para las acciones que desempeña, su capacidad de autocontrol y capacidad de reflexión sobre su práxis profesional, avaladas por un título universitario específico o su habilitación otorgada por un colegio profesional de Educadores Sociales".

Así que la afirmación de que los profesionales habilitados no son educadores sociales es FALSA. Sí son educadores sociales que han pasado por un proceso en el que se requería certificar y demostrar años de experiencia y competencias en el campo profesional y no, no es nada fácil este proceso. Y  voy más allá, sin estos profesionales habilitados no se habría creado la antigua diplomatura y actual Grado de Educación Social y tampoco los Colegios Profesionales como una herramienta de participación, representación y de dignificación de la profesión tal y como escribí en el artículo sobre La importancia de colegiarse 

Los titulados y tituladas no nos damos cuenta de que con los habilitados/as podemos aprender mucho más allá de la teoría y de que nos ayudan a combatir contra el intrusismo laboral y por la regulación de nuestra profesión. Ahora que se ha acabado el proceso de habilitación, llega el III Convenio Colectivo Estatal de reforma juvenil y protección de menores que sustituye a categoría de "educador" al de "educador/a social", que espero que se cumpla y que por ejemplo, en Andalucía espero que se sustituya la denominación "Educador/a de Centros Sociales" por el que debería ser: "Educador/a Social". 

Una vez terminados todos los procesos de habilitación con la creación del último Colegio Profesional (Cantabria) debemos dar un paso más hacia nuestra lucha contra el intrusismo: la Ley de Educación Social. Debemos ser conscientes de que si queremos regular nuestra profesión, dentro de esta ley, la colegiación debería ser obligatoria, tal y como ocurre con otras profesiones. 

Si de verdad queremos luchar contra aquellas ofertas en las que cualquier titulación pueda entrar en puestos propiamente de educadores sociales debemos colegiarnos y participar en la construcción de la profesión reivindicándola donde se debería: desde los Colegios Profesionales, ayudando también a mejorarlos y a participar en el desarrollo de la actividad colegial. 

domingo, 12 de agosto de 2018

Espacios seguros para la Juventud



Un año más, cada 12 de agosto se conmemora el Día Internacional de la Juventud. El tema de este año es "espacios seguros para la juventud". Pero... ¿Qué son los espacios seguros? Aquí viene una reflexión personal sobre lo que debería ser los espacios seguros para la juventud.

En mi opinión, espacios seguros para la juventud son aquellos que permitan a la juventud desarrollarse plenamente a nivel personal y social, donde los prejuicios, discriminaciones y odio queden fuera y en el que domina la diversidad, el respeto, la participación en la vida social y política para formar a ciudadanos con perspectiva crítica y con ganas de cambiar las cosas que no funcionan en nuestra sociedad y en el mundo actual. Una juventud viva, diversa en todos sus aspectos y con valores sociales positivos y democráticos es una juventud activa que apuesta por acabar con las desigualdades estructurales que actualmente dominan en nuestros tiempos. 

Unos espacios donde la juventud tenga garantizados todos sus derechos y libertades y que no sean mermadas y condicionadas por las guerras y la violencia. Una juventud plural y empoderada que sea solidaria y luche por la justicia social que termine con las injusticias y con aquellas situaciones que llevan a la explotación laboral y sexual;  y que acabe con la pobreza. 

Desde la óptica de la Educación Social debemos formar a una juventud que sea consciente de las consecuencias de la globalización (tanto positivas como negativas) y que esté dispuesta a afrontar el dinamismo actual de nuestra sociedad.También una juventud que desde el punto de vista crítico denuncie las situaciones de abusos y violencias del sistema cisheteropatriarcal y capacitista para defender la diversidad y así crear una sociedad inclusiva. Que sea capaz de cambiar la grave situación que atraviesa el medio ambiente y esté concienciada en la reducción del consumo para poder preservar nuestros entornos naturales. 

Así pues, una juventud activa y empoderada que luche por un cambio social para mejorar el mundo. Aunque, esto para muchas personas será utópico, sin embargo, estos cambios llegarán lenta y paulatinamente a lo largo del tiempo. 





viernes, 3 de agosto de 2018

Desmontando el odio



En los últimos días no paro de ver discursos racistas y xenófobos por varios grupos de facebook de almerienses. Almería, una de las provincias multiculturales es racista y xenófoba. ¿Por qué? Una de las causas que más influye en los discursos del odio son los bulos y rumores que se montan desde los grupos de la ultraderecha para expandir el miedo entre la población aprovechando la gran desinformación de los medios de comunicación. Debo agradecer la labor de medios como Maldito Bulo, Stop Rumores y de Eldiario.es en desmentir los falsos datos que el propio Pablo Casado dijo en un tweet. Datos que son fácilmente desmontables, teniendo en cuenta que no cita ninguna estadística de ningún organismo ya sea gubernamental o de una Organización No Lucrativa o No Gubernamental.

No nos damos cuenta de que en la época de bonanza económica fueron los inmigrantes los que levantaron este país económicamente hablando, los que cogieron trabajos que nadie quería, en condiciones muy precarias y nadie se preocupaba por ello. Sin embargo, con la crisis económica nos preocupa de que los inmigrantes "nos quiten las ayudas sociales", "nos quiten el trabajo", etc. Y de todo esto los grupos xenófobos y de ultraderecha se aprovechan; sólo hay que ver la situación política de Italia. 

Este discurso del miedo sólo se puede combatir mediante la Educación Social y un periodismo objetivo y de calidad que permita desmontar los rumores que alimentan el miedo y el odio. La Educación Social, como motor de cambio y de transformación social no sólo debe mostrar la realidad de las personas inmigrantes, sino también debe ser capaz de dar las herramientas suficientes para que la sociedad tenga una conciencia crítica de lo que pueden conllevar los discursos del odio en la propia sociedad. 

No vale decir "No soy racista" o "No soy xenófobo/a" si después vas a dar un discurso supremacista, dejando a las personas inmigrantes como "unos intrusos a los que hay que echar o eliminar". Lo voy a decir, son SERES HUMANOS, huyen por diversas causas, no sólo por causas económicas o por guerras, también huyen por el cambio climático. 

Si no somos conscientes de que debemos cambiar nuestra actitud y nuestro discurso de odio, nos convertiremos en lo que más odiamos. Y tampoco seremos conscientes de que esto que estamos haciendo nos lo pueden hacer a nosotros y a nosotras.

Seamos conscientes de que de una manera o de otra, esto mismo que les pasa a las personas inmigrantes nos lo pueden hacer a nosotras y a nosotros mismos. 



martes, 26 de junio de 2018

Menos porno y más educación sexual



En los últimos días se está demostrando que el caso de 'La Manada' no es un hecho aislado, de hecho hace poco en Molins del Rei hubo otro caso de viollación múltiple. Como sociedad debemos reflexionar qué educación sexual están recibiendo los jóvenes, es más, deberíamos preguntarnos si están recibiendo educación sexual tanto en el ámbito escolar, como en el familiar. Ayer leí un artículo estremecedor en El Mundo sobre "Pornonativos" (aquellos jóvenes que empiezan a ver escenas pornográficas en Internet a edades cada vez más tempranas) y a su vez en Twitter vi comentarios de personas escandalizadas porque un libro de educación sexual explican a niños de 7 años sobre distintos temas tan naturales como la masturbación, la diversidad sexual, el preservativo... Cosas que para mí son naturales, para estas personas van en contra de un dogma moral y religioso que impiden el desarrollo de una educación sexual en el que permita enseñar a los niños que un NO es un NO o que no sólo hay una orientación sexual y que ésta NO se elige, que no sólo hay una identidad sexual o de género único y binario. 

La educación sexual va más allá de lo físico, se trata de reconocer y respetar que hay una gran diversidad y que se puede vivir la sexualidad de muchísimas maneras. Este sería un gran paso para acabar con la cisnormatividad del heteropatriarcado. Pero a muchas personas les da miedo que as niñas y niños aprendan que existe esta diversidad y no les da miedo que ese rechazo pueda provocar una situación de violencia en alguno de sus hijas o hijos. 

Realmente la cultura de la violación se basa en la cultura del porno; no hay película alguna en el que la mujer no se vea sometida al dominio del hombre. ¿Esa es la manera de educar en la sexualidad a los jóvenes? Los prejuicios que he nombrado anteriormente precisamente provoca que los jóvenes recurran a Internet para saber más acerca del sexo. Un libro de educación sexual que explica lo que es la masturbación no incita a un niño a hacerlo, simplemente les está dando a conocer un acto muy natural, ya que los niños (aunque algunas personas no lo reconozcan) se masturban desde muy pequeños de forma inconsciente. La masturbación, aparte de ser un medio para obtener placer, también les permite conocer mejor su cuerpo ¿eso es malo? Desde luego que no, es más, es necesario que conozcan lo que es la masturbación como un acto natural más que no les perjudica en nada. 

La educación sexual no sólo se debe abordar en el ámbito escolar, también hay que hacerlo en el ámbito familiar y romper los tabúes. Es necesario que desde las familias expliquen la sexualidad a sus hijos, ya no sólo para prevenir embarazos no deseados sino también para que empiecen a comprender que las relaciones sexuales siempre son DESEADAS y de que hay unas libertades sexuales que hay que respetar. 

Aún hay mucho camino por recorrer en materia de educación sexual, pero es necesario abordarlo desde un punto de vista también familiar para que los jóvenes no tengan una imagen distorsionada del sexo y de la sexualidad. 

sábado, 2 de junio de 2018

La importancia de colegiarse


Por desgracia, oigo y leo comentarios en contra de los Colegios Profesionales ("es que no hacen nada"; es que siempre están los mismos en sus puestos de Junta de Gobierno"). Pues yo he comprobado en primera persona que esto NO es cierto.

Si queremos dignificar nuestra profesión hay que hacerlo bien. La Universidad me dio una lección muy buena: no hay que protestar o quejarse de cualquier manera, sino de una manera que permita la facilidad en comunicar los problemas cuando surgen (y no siempre es salir a las calles a movilizarse, que está bien pero sería útil si hubiésemos agotado todas las vías oportunas). Pues aquí más de lo mismo. Hay una tendencia al postureo de las quejas sobre los Colegios Profesionales que me pregunto: ¿Acaso saben las funciones de un Colegio Profesional? Antes de criticar pienso y creo que debemos informarnos bien sobre el funcionamiento de los Colegios porque el criticar algo desde el desconocimiento se ha convertido en el deporte nacional por excelencia. Así no se dignifica la profesión, todo lo contrario, echamos por tierra el trabajo de muchas compañeras y compañeros que participan activamente en los Colegios Profesionales de manera voluntaria (y sin cobrar). No somos conscientes de lo que hacen y del beneficio que nos llevamos de todo su trabajo, pero tengo la sensación de que mucha gente NO QUIERE ser consciente de ello. Pero sin embargo, estas personas se pueden beneficiar del trabajo de las compañeras y compañeros colegiados. Para mí estas personas son tóxicas, no aportan nada, se quejan todo el rato sobre la supuesta inexistencia de la actividad colegial sin tener en cuenta la realidad de la responsabilidad que tiene un cargo dentro del Colegio Profesional y ni se molestan en pedir toda la información necesaria para conocerlo. De quejarse todo el rato y el hecho de no participar en los Colegios Profesionales no aporta nada a la lucha por la profesión, es más, yo diría que todo lo contrario entorpecemos esa lucha.

Yo animo a todas las personas que se estén graduando estos días que se colegien y que luchen desde dentro para cambiar aquellas cosas que vean que no estén bien, porque ahora mismo nos está invadiendo el postureo de la queja sobre el Colegio Profesional que queda muy guay en redes sociales, pero que en la realidad se llama HIPOCRESÍA. 

Y sí, en cuanto tenga el título me colegiaré y participaré en todo lo que pueda para contribuir al trabajo que muchas compañeras y compañeros colegiados hacen por la profesión y les estoy enormemente  agradecida por la lucha que están haciendo por la Educación Social. 

sábado, 19 de mayo de 2018

¿Por qué tengo la sensación de que sobro en este país?



Tengo la extraña sensación de que yo, como persona joven sobro en este país. No es por nada, pero ni las actuales políticas de empleo juvenil, ni las políticas sociales y medidas para incentivar la participación de los jóvenes en este país están siendo efectivas. No hay más que ver el caso del Consejo de Juventud de Andalucía en estos últimos años. Es una pena que a los jóvenes se nos relegue o no nos escuchen lo suficiente para poder proponer medidas alternativas para acabar con la temporalidad y la precariedad del empleo juvenil. El propio Gobierno piensa que con las medidas actuales para incentivar el empleo juvenil está salvando a los jóvenes del desempleo y de la pobreza. Nada más lejos de la realidad lo que pasa actualmente es que tener un empleo no te garantiza de salir de la pobreza ni te da los suficientes recursos para la independencia económica. 

El mercado laboral exige a los nuev@s titulad@s una experiencia que no tienen, dificultando así el acceso a un puesto de trabajo y relegando a l@s jóvenes a puestos de becarios trabajando gratis y en condiciones pésimas y precarias. Much@s jóvenes investigadoras e investigadores se tienen que ir a otros países porque en este país investigar cada día es más difícil teniendo en cuenta los recortes brutales que sufren la I+D por parte del Gobierno.

No podemos acceder a un puesto de trabajo, no podemos acceder a una vivienda, en muchas ocasiones los jóvenes trabajan gratis como becarios... ¿Qué quieren de nosotr@s en una situación así? Mientras mucha gente piensa que los jóvenes somos afortunad@s porque vivimos mejor que nuestros padres o abuelos... Yo no sé que decir, en esta situación mucho me temo que nos ha tocado vivir peor que generaciones anteriores. Otros piensan que los llamados "ni-ni" españoles (los que según las personas que piensan que son los que no quieren trabajar ni estudiar) superan la media de la UE cuando no es así, sino que los ni-ni son los que no PUEDEN trabajar ni estudiar.

Me replanteo esta pregunta para reflexionar: si no nos dejan participar y tampoco escuchan las propuestas de los jóvenes en temas y asuntos que más nos afectan ¿no es normal que pensemos que los jóvenes sobramos en este país? 

sábado, 12 de mayo de 2018

La lucha por la Educación Social sigue


Como sabréis este fin de semana hay Asamblea del Consejo General de Colegios de Educadoras y Educadores Sociales, y entre otros puntos se encuentra la elección de una nueva Junta de Gobierno del Consejo. Esta entrada se la dedico tanto a la junta saliente, como a la nueva junta y a tod@s aquell@s colegiados estén o no en las juntas de gobierno de los Colegios Profesionales que cada día ponen su granito de arena y su esfuerzo en seguir construyendo y luchando por la profesión por la que tanto amo. Mucha gente dice que los Colegios Profesionales no hacen nada con el intrusismo o que están ahí por los sillones y que no hacen nada... Pero es no es cierto. Si entre los profesionales se hacen piña dentro de los Colegios Profesionales se puede luchar por la Educación Social frente a las Administraciones Públicas y entidades privadas y luchar por un DERECHO de la ciudadanía que debe estar garantizado por l@s educadoras y educadores sociales sean titulad@s o habilitad@s. Pues eso se hace tanto en los Colegios Profesionales en cada territorio como en el Consejo General a nivel nacional. No somos conscientes de que colegiarse implica mucho más que tener un carnet con el número de colegiación; implica muchas responsabilidades (más de las que pensamos). Por eso es tan importante colegiarse. 

Desde este humilde blog agradezco a la Junta de Gobierno saliente del CGCEES encabezada por Xavier Puig Santulària. No les conozco en persona y no he tenido la suerte de hablar con ell@s, pero sé perfectamente que son grandes educadoras y educadores sociales y sobre todo, grandes personas que han luchado y han trabajado desde el Consejo a nivel nacional mediante convenios, reuniones, el Congreso Estatal del año 2016 celebrado en Sevilla... Yo pongo en valor todo eso, porque, aunque parezca que no, es mucho más trabajo de lo que pensamos (traslados, muchas reuniones con muchas entitades, Asambleas, comisiones, etc.). Yo estoy terminando la carrera y sí, ya tengo decidido colegiarme e implicarme todo lo que pueda en trabajar en la puesta en valor de la profesión desde el Colegio Profesional. Ahora mismo estoy con las redes sociales, pero lo que hago es algo muy insignificante que el trabajo de tod@s l@s colegiad@s y los miembros del CGCEES y de su Comité de Comunicación que están haciendo un trabajo espectacular con la difusión de todas las noticias relacionadas con la Educación Social.
(Junta saliente del CGCEES) 


         (Parte de la nueva Junta de Gobierno del CGCEES, presidida por Lourdes Menacho Vega, del Colegio Profesional de Educadoras y Educadores Sociales de Andalucía)

Desde Almería, mi más sincera enhorabuena por todo el trabajo que han realizado y un gran abrazo a toda la junta saliente del CGCEES y otro gran abrazo y mi enhorabuena a la nueva junta. Tenéis  todo mi apoyo  y para lo que necesitéis estoy aquí y en las redes sociales, fuera de Almería, de momento, es muy poco probable :P    

miércoles, 2 de mayo de 2018

Contra el acoso escolar, más Educación Social



No sé si habréis sentido alguna vez que al entrar del insituto o del colegio todo tu mundo se derrumba como si fuera un castillo de naipes. No sé si alguna vez habéis sentido que al llegar del insituto a casa estuvieseis como en una especie de pesadilla en la que los propios compañeros te intimidan, se burlan e incluso llegan a amenazarte o agredirte físicamente si lo dices a los profesores y te sientes muy pequeña, indefensa y luego a legar a casa os ponéis a llorar y no os habéis atrevido a decírselo a vuestros padres por vergüenza o miedo; no sé si durante esa época habéis sacado malas notas en muchas asignaturas porque no os dejan estudiar o tienéis miedo de ir a clase. Pues ahora mismo, muchos jóvenes sufren acoso escolar por diversos motivos: por su orientación sexual, su identidad sexual y de género, su etnia, religión, por su discapacidad, físico, personalidad, etc.

El acoso escolar, a mi parecer no es un problema exclusivamente escolar, también es social; debido a una sociedad sin valores de respeto ni empatía. Una sociedad cada vez más competitiva para ver quién es el mejor en cada cosa, mirando cuáles son los cuerpos perfectos... y así podríamos seguir hasta mañana. Las familias y los medios de comunicación son responsables en gran parte de las conductas violentas que se producen en las escuelas e institutos. Aquí es donde veo la necesidad urgente de la Educación Social, en actuar acompañando al acosado/a y trabajando con el acosador para que su actitud no pueda repetirse, pero sobre todo, en prevenir las conductas violentas entre el alumnado, potenciar la empatía y fomentar el respeto entre e mismo. Esto es mucho más complejo que crear una asignatura específica, y es a largo plazo. Hay que seguir presionando a las Administraciones Públicas para reconocer e implantar la figura del Educador Social en todos los centros educativos a nivel nacional. Es cierto que hay comunidades autónomas en las que se reconoce la figura del Educador Social (Extremadura, Baleares, Castilla La Mancha y Andalucía) y otras que están empezando a implementarla (Canarias), pero queda mucho camino por andar en este tema. 

Aparte de la educación en valores en los centros educativos, desde las familias y en el ámbito no formal se debe fomentar los valores positivos que puedan reforzar una convivencia pacífica no sólo en las escuelas y en los institutos, sino también en la misma sociedad.






domingo, 29 de abril de 2018

¿Qué estamos haciendo con la educación sexual?


No sé si a alguien le pasa lo mismo que a mí pero, ¿No habéis notado que el sistema educativo está vacío de educación sexual y de educación emocional de verdad? Pues si, es cierto, hay mucho contenido teórico y técnico, pero no se habla ni de emociones ni de sentimientos y mucho menos de respeto y empatía. La gran culpa, por un lado la sociedad, puesto que relegamos de un lado la educación sexual como algo secundario o como un tema que se aborda sólo con charlas muy breves y en muchas ocasiones, puesto que esto lo he vivido en primera persona en el INSTITUTO, un momento para promocionar compresas y tampones de X marca (De hecho el material que me dieron sobre las compresas y la menstruación lo conservo) y se reducen mínimamente a charlas dirigidas a chicas, y en otras ocasiones las charlas todavía siguen dirigidas a chicas pero para decirles que se protejan ELLAS y para que ELLAS tengan cuidado a la hora de mantener relaciones sexuales si no quieren tener un embarazo no deseado o para evitar el contagio de una ETS o ITS. En estas charlas  dedican muy poco tiempo a los chicos para decirles que la protección no es exclusiva de las chicas, sino que ellos también se tienen que proteger; pero aparte de esto en estas "charlas" tampoco se habla del deseo o del consentimiento de ambas partes para mantener relaciones, ni les dicen que un NO es un NO; por otro lado, el hecho de delegar la educación sexual en casa a las películas porno hace difuminar la idea de las relaciones sexuales como aquellas que están basadas en el deseo de AMBAS personas. En algo estamos fallando como sociedad. En algo estamos fallando si creemos que la violación es culpa de la chica por ir "provocando" cuando en realidad ella se puede vestir como quiera. Pues con estas ideas no sólo se promueve la cultura de la violación sino también estamos coartando la libertad de las mujeres para vestirse o maquillarse cuando quieran. Se debe insistir en ese deseo que ambas partes tienen y dejar claro que anular la capacidad de decisión de una de las partes es ejercer la violencia y un poder de sometimiento.


Pues de esto no nos preocupamos, nos preocupamos más de la manera de vestir de una mujer que de educar en una sexualidad sana basada en el respeto y en el deseo de las personas. Y esto es muy triste, porque en vez de avanzar, retrocedemos años atrás. He visto mensajes grotescos de algunos usuarios de RRSS defendiendo a ultranza la sentencia y a la mal llamada "Manada" cuestionando y humillando a la víctima hasta tal punto de decir que "ella lo disfrutó". Necesitamos una asignatura de educación sexual que incida en el deseo de ambas partes para mantener relaciones sexuales y en la falta de consentimiento de una de las partes en una relación sexual como una forma de violencia y sometimiento. 

Es cierto, en las ciencias jurídicas hay diversas interpretaciones de las leyes, pero las ambigüedades en la propia ley puede llegar a ser un problema grave a la seguridad jurídica de la víctima. De ahí que, cada cierto tiempo hay que actualizar las leyes y también formar a los juristas en la perspectiva de género, porque mucho me temo que hay casos en los que las preguntas desde el Tribunal son tan absurdas como aquellas relacionadas con la vestimienta de la víctima o si "se abrió de piernas" o "cerró bien las piernas". Estas preguntas hacia las víctimas no proceden si se juzgan a los violadores.  

Muchas personas cuestionan a la víctima bien porque no se ponen en su lugar o bien porque hay una creencia, que por desgracia sigue en la sociedad, de que se lo merecía. Esto es para reflexionar entre todas y todos como sociedad en su conjunto.

Cada día pienso en la gran cantidad de trabajo que tienen las educadoras y educadores sociales en los centros educativos y en lo fundamental que son sus funciones dentro de ellos a la hora de prevenir y sensibilizar las violencias machistas. Es hora de reivindicar la Educación Social como un derecho de la ciudadanía que promueve el valor de respeto y la empatía en las futuras ciudadanas y elemento indispensable en los centros educativos. 


#YoSíTeCreoHermana #NOesNO #MeToo    


Resultado de imagen de yo sí te creo

Resultado de imagen de yo sí te creo


miércoles, 11 de abril de 2018

Publicación de una entrada del blog en el Boletín del Colexio de educadoras e educadores sociais de Galicia (@ceesg)


Cómo muchas y muchos ya sabréis, unas de las entradas del blog ha sido publicado en la sección de BloguES del Boletín del Colexio de Educadoras e Educadores Sociais de Galicia (concretamente en el que exponía mis dudas y mi reflexión sobre la asistencia sexual). Para mí es un orgullo que las compañeras y compañeros edus@s de Galicia hayan publicado mi entrada (tampoco mis entradas son para tirar cohetes, hay muchas compañeras y compañeros edusos que lo hacen infinitamente mejor que yo, dicho sea de paso). Mi más sincero agradecimiento por haberlo publicado y un saludo muy fuerte desde Almería (esa provincia casi arrinconada en el sur del que casi nadie se acuerda) a l@s compis de Galicia. Os dejo unas capturas y el enlace en castellano del Boletín del Ceesg 



   


¡¡Muchas gracias de corazón!!



lunes, 19 de marzo de 2018

Prisión Permanente Revisable ¿Sí o No?



Es un tema que actualmente está sujeto a debate, fundamentalmente, jurídico. Pero es un hecho de que la gran mayoría de juristas y catedráticos están en contra de la Prisión Permanente Revisable (de hecho 103 Catedráticos de Derecho Penal de las distintas universidades han firmado en contra de esta medida). También es un hecho de que nuestra propia Constitución establezca en el artículo 25, apartado segundo, que las penas privativas de libertad estén orientadas hacia la reinserción y reeducación del reo. Por lo que esta medida puede (aunque en esto debe pronunciarse el Tribunal Constitucional) vulnerar dicho artículo de la Constitución. Este es el principal foco de debate actualmente. 

Ahora bien, en este debate creo que se debe realizar con datos y de manera objetiva y no apelando a los sentimientos y emociones del momento, porque correríamos el riesgo de echar por tierra el trabajo que hacen muchos profesionales dentro de las prisiones y que poco se le reconocen. También correríamos el riesgo de pasar de un estado Social y de Derecho, donde impera la Ley a un Estado donde impera la venganza y el rencor y eso en democracia no tiene cabida alguna. Debemos apelar a la lógica y a la razón, pero también a la realidad; que de hecho los siguientes datos son de fuentes oficiales: 


- España es el tercer país de la Unión Europea con menor tasa de Criminalidad, por detrás de Portugal y Grecia. Año 2015, justo el mismo año en que se aprueba la Prisión Permanente Revisable. https://www.larazon.es/espana/espana-tercer-pais-europeo-con-la-tasa-de-criminalidad-mas-baja-FA10762632

- En 2016 la tasa de criminalidad es baja, la fuente proviene del Ministerio del Interior. El porcentaje es de un 43,2 delitos por cada 1.000 habitantes. En ese año, España es el segundo país con menor tasa de muertes violentas, sólo superada por Austria. http://www.dsn.gob.es/es/actualidad/sala-prensa/estad%C3%ADsticas-criminalidad-espa%C3%B1a-2016

- En 2017, la tasa de criminalidad se mantiene estable, a pesar de que el número de delitos sólo se incrementa en un 0'8% https://www.efe.com/efe/espana/sociedad/la-tasa-de-criminalidad-en-espana-se-mantiene-estable-con-respecto-a-2016/10004-3342349 


Por lo que vemos en los datos no era necesaria la medida de la Prisión Permanente Revisable, de hecho los propios catedráticos lo afirman, y es más nos desmontan los mitos acerca del cumplimiento de las penas: https://www.eldiario.es/politica/delincuentes-reinsertarse-medidas-vigilancia-permanente_0_750675384.html 


Desde el punto de vista profesional, yo creo que debemos posicionarnos y la posición es en contra, ya no sólo por los motivos que indican los propios juristas y expertos en Derecho Penal, sino porque la Educación Social como profesión que promociona el cambio y la transformación social puede y sobre todo DEBE creer en la reinserción y reeducación. Si no se cree en esto, se pierde todo sentido. Yo si fuera educadora social en un centro penitenciario NO puedo ni debo negarme a trabajar en un proceso de reinserción de un asesino o un violador, por muy atroz que haya sido el delito que haya cometido, más que nada porque debo cumplir con un Código Deontológico y por propia ética. Y permitidme una duda ¿Cómo podemos asegurarnos si una persona no se puede reinsertar si no hay recursos suficientes o programas adecuados en las prisiones? Aquí dejo un estudio muy interesante que he encontrado:  http://www.institucionpenitenciaria.es/web/export/sites/default/datos/descargables/publicaciones/El_tratamiento_penitenciario_delincuentes_psicxpatas_Web_Premios_VK_2013.pdf 

Y dicho todo esto creo que las preguntas que nos deberíamos hacer son las siguientes:

- ¿Hay recursos suficientes para que se lleve a cabo la reinserción? 

- ¿Hay suficiente voluntad por parte del Estado en reinsertar a los presos? 

- ¿Los programas que se llevan a cabo son adecuados para rehabilitar y reinsertar a los presos? 


Resultado de imagen de prisión




miércoles, 14 de marzo de 2018

Ahora que las redes se calman poco a poco...






Resultado de imagen de calma




Los mensajes que se ha visto en redes sociales y por otros medios de comunicación debe hacernos reflexionar si la solución correcta para canalizar la rabia es gritar por la calle "asesina" a la que, recordemos aún no ha empezado el proceso judicial, es presunta asesina o difundir y alentar discursos de odio por su color de piel su género o su nacionalidad.

Gran parte de responsabilidad es de los medios de comunicación que obtienen cierta información y que la publican de manera inadecuada sólo para crear más morbo y así generar más odio e insultos hasta tal punto que ya hay peticiones en change.org pidiendo su extradición a su país para cumplir la condena allí o pidiendo incluso la no derogación de la Prisión Permanente Revisable o la PENA DE MUERTE (claramente inconstitucional y que no sirve para nada reducir  el índice de criminalidad, ya de por sí es un nivel muy bajo en nuestro país). 

"Guarra negra", "puta negra de mierda", "hija de puta", etc. es lo que se ha visto estos días en las redes sociales (sobre todo en Twitter). Desatar la ira no nos va a devolver al pequeño Gabriel, tampoco la prisión permanente revisable (e incluso yo dudo de su constitucionalidad, debido a la finalidad relacionada con la reeducación y reinserción social de la prisión y del Derecho Penal que incluso dicha función se establece en la propia Constitución de 1978). Porque yo, a punto de ser educadora social no puedo tolerar ni consentir que la prisión o el Derecho Penal se utilicen como medio de venganza, entonces estaríamos echando por tierra el principio constitucional de reeducación y reinserción social de los presos. Una pregunta que cabe decir es ¿Qué podemos hacer para que esa reinserción social sea efectiva? Desde luego con venganza y con rencores no. 


La imagen puede contener: texto


Nadie que no forme parte de un Tribunal de justicia debe juzgar. en un caso así debemos mantener la calma y acompañar en el dolor a la familia. 

Los discursos de odio se deben desmontar a partir de que las personas que lo difunden no sólo lo hacen por desconocimiento y a partir de generalizaciones sino también para levantar o avivar más la ira y la sed de venganza de la población, pero podemos combatirlo. Mi respuesta es muy clara: A más Educación Social más Ciudadanía. Necesitamos una Educación Social que dé las herramientas necesarias para crear una ciudadanía con perspectiva más crítica y tolerante en la que los discursos de odio no tengan ninguna cabida. Desde luego nos queda muchísimo camino para crear esa sociedad, pero está claro que los discursos de odio que se vierten en las redes sociales se pueden trasladar a la vida real y afectar a otras personas que no tienen nada que ver con el caso. 


domingo, 11 de marzo de 2018

Hablando otra vez de odio en las redes sociales



Hoy es un día muy triste, han encontrado el cadáver de Gabriel en el maletero de un coche. cuando nos hemos enterado de la detención de la pareja del padre de Gabriel se ha desatado una ola de comentarios racistas y misóginos que han inundado las redes sociales (sobre todo en twitter).

Este tipo de comentarios y los que tratan de utilizar políticamente un caso de desaparición y asesinato para justificar la prisión permanente revisable están totalmente INJUSTIFICADOS y fuera de toda razón humana. Estos comentarios no sólo hacen más daño a los familiares del pequeño Gabriel, sino también a otras personas o colectivos  que nada tienen que ver con el caso y que por un lado o por otro se ven afectadas socialmente. 

El odio en las redes sociales no es nada nuevo, y por eso es muy importante que una persona, antes de escribir un mensaje piense en el daño que puede hacer a otras personas que nada tienen que ver con el caso. Esta oleada de racismo y misoginia es, por desgracia, muy frecuente sobre todo en Twitter (que, personalmente, es la red social con más trolls misóginos, racistas, xenófobos e islamófobos en el que te puedes encontrar y que con sólo 240 caracteres ya te dice por donde van estos trolls).


Es muy importante el papel de la Educación Social en las redes sociales para desmontar los discursos de odio y para hacer reflexionar a la sociedad si es imprescindible vomitar tanto odio para curar una herida que será muy difícil de curar a corto plazo como es la muerte de un ser querido. No dejemos que nuestro lado pasional nos deje llevar y refexionemos si podemos ser una sociedad que es capaz de rechazar el odio y a la vez saber llevar ese dolor que tanto daño nos hace. Hace falta trabajar mucho más la resiliencia para que la sociedad tenga una capacidad crítica y no resolver el dolor con el odio que muchas veces corroe en las redes sociales. 

Desde aquí quiero mandar un fuerte abrazo y mi más sentido pésame a los padres del pequeño Gabriel; y a la sociedad almeriense, andaluza y española quiero decirles que con odio no se imparte justicia de ningún modo, dejemos trabajar a las investigadoras e investigadores del caso, porque aún no está resuelto y las ciudadanas y los ciudadanos debemos reflexionar sobre todo este odio que recorre las redes desde hace mucho tiempo. 

Resultado de imagen de odio en las redes sociales




miércoles, 7 de marzo de 2018

¿Por qué secundar la huelga feminista?


Mañana 8 de marzo, día internacional de la mujer, se ha convocado un paro de 24h laboral, de cuidado, consumo y estudiantil. ¿Por qué sumarse a este paro? Hay muchísimas razones para sumarse. De hecho el 82% de la población encuestada cree que SÍ hay razones para secundarla.

Por desgracia aún estamos en una sociedad heteropatriarcal en el que todavía hay un techo de cristal en las empresas que impide a las mujeres ascender; todavía sigue siendo una realidad la brecha salarial entre hombres y mujeres en un mismo puesto de trabajo; en las universidades mientras que entre el colectivo estudiantil la mayoría son mujeres, el profesorado universitario es mayoritariamente masculino (ya no digamos quienes son los que acceden mayoritariamente a los puestos de cátedra); en la investigación científica la mujer aún sigue estando invisible (ya se puede ver en los libros de texto) y ya no digamos en la literatura (en los libros de texto de literatura "Las Sinsombrero" no existen); que las tareas del hogar y del cuidado de los hijos las asume aún la mujer sin que haya un reparto equitativo de las mismas; que aún se cosifique el cuerpo de la mujer para fines comerciales; cada 8 horas una mujer es violada en España; que tengamos que aguantar asquerosos piropos de unos desconocidos como si nosotras fuésemos un objeto sexual...

Y así podría estar hasta mañana... Pero luego nos vienen algunos (y algunas) que dicen que el feminismo es una etiqueta (como lo ha dicho hoy la Ministra de IGUALDAD, recordemos), otras personas que dicen que la huelga es elitista y que se pregunta acerca de quiénes van a cuidar de los hijos y de las personas mayores o que es mejor hacer una "huelga a la japonesa" (OJO, esto NO existe, en Japón la huelga es igual que en todo el mundo). O mejor, que hacen un manifiesto llamado 8M: No Nacemos Víctimas en el que dicen lo siguiente:

"Nosotras no nos reconocemos como víctimas de nuestros hermanos, parejas, padres, hijos, amigos y compañeros, iguales masculinos. Nos revelamos contra esa política de identidad que nos aprisiona en un bloque monolítico de pensamiento que niega la individualidad." 

"En la última década, sin embargo, coincidiendo con la entrada en vigor de la Ley de Violencia de Género se ha instalado en el discurso predominante en los medios y en la política una corriente de pensamiento que presenta a las mujeres como víctimas por definición de una sociedad machista." 

Si queréis echar unas risas y leer el manifiesto os dejo el enlace porque la verdad no me apetece copiar más fragmentos, quiero que sean ustedes mismas las que juzguen esto: Manifiesto No Nacemos Víctimas

A todas las compañeras os animo a hacer huelga, y a los hombres aquí hay un par de consejos: 

  La imagen puede contener: texto


Por eso necesitamos una Educación Social feminista, para acabar con las actitudes machistas y misóginas producto de una educación propia de un sistema heteropatriarcal y en el que se invisibiliza las aportaciones de las mujeres en el mundo científico y cultural. 


Resultado de imagen de feminismo

martes, 20 de febrero de 2018

Educación Social: Justicia Social y Derechos humanos


Hoy es el Día Mundial de la Justicia Social. La Educación Social, como derecho de la ciudadanía no se puede concebir sin el principio de Justicia Social, es más, toda actuación socioeducativa debe estar sujeta al principio de Justicia Social. 

La caridad sólo genera más desigualdad y más violencia social hacia aquellos colectivos vulnerables o en riesgo de exclusión social, por lo que valores como la empatía y la solidaridad son esenciales en la Justicia Social. 

Se debe garantizar el bienestar social de las personas siempre respetando su dignidad y aceptando a diversidad que hay en la sociedad mediante el respeto. Una sociedad sin respeto y que no reconoce la diversidad no es una sociedad justa, es más es una sociedad discriminatoria. Todas las personas tienen derecho a participar en la sociedad y en todos los asuntos en los que les afecta, por lo que la Educación Social debe garantizar las herramientas y medios necesarios para promover dicha participación activa de las personas, garantizando así la igualdad de oportunidades. 

Las educadoras y los educadores sociales debemos ser políticamente activos si de verdad queremos y apostamos por garantizar el bienestar de las personas, ya que la participación política es un medio muy potente para dar voz a aquellos que no la tienen, y por tanto la lucha por un Estado del Bienestar puede ser efectiva. No podemos tolerar ni permitir que se menoscaba la dignidad de las personas en favor de unos poderes que tienen intereses puramente económicos o materiales, porque si no estaríamos permitiendo la vulneración flagrante de derechos humanos; y eso va en contra la esencia de la Educación Social como una profesión generadora de cambios sociales que favorece la defensa de los Derechos Humanos. Por tanto, la caridad jamás puede ser un medio para conseguir la igualdad de oportunidades para las personas, la Justicia Social debe primar sobre todos los interese de algunos poderes que sólo quieren dividir y crear una sociedad desigual. 

Finalmente quiero decir que ante todo debemos ser especialmente críticos con las actitudes caritativas que lo único que consiguen es mermar la dignidad de las personas a las que van dirigidas. 


sábado, 17 de febrero de 2018

Mis dudas sobre la Asistencia sexual


Aún tengo dudas sobre la asistencia sexual. ¿Por qué en internet y en la gran mayoría de artículos sólo aparecen las bondades de la asistencia sexual y hay muy pocos que cuestionan esas bondades, replantean alternativas y se cuestionan el por qué hay tanto tabú sobre el sexo en personas con discapacidad y no hay tanto tabú sobre el sexo en personas sin discapacidad? 

De hecho, en la sociedad todavía impera una imagen de la persona con discapacidad muy paternalista que no es capaz de entablar una relación sentimental y mucho menos sexual por ella misma. Yo pienso que ese es el núcleo del problema. Que haya un profesional como asistente sexual no soluciona para nada este problema, puesto que es una creencia muy arraigada y con el que debemos acabar de raíz. ¿Y por qué no cambiamos esa imagen tan paternalista para acabar con el tabú del sexo en personas con discapacidad? 

Y es más, el sexo no es ninguna necesidad vital, como los hábitos diarios de comer, asearse, vestirse, etc. Nadie ha muerto por no haber mantenido relaciones sexuales o por no masturbarse. Cierto que hay derechos sexuales, pero ¿realmente hay que cumplir esos derechos desde el punto de vista del asistencialismo y del paternalismo o desde diferentes puntos de vista profesional y de manera interdisciplinar atendiendo el principio de justicia social?

En mi opinión queda mucho por investigar en este campo, porque, al menos a mí no me queda del todo claro si la asistencia sexual puede acabar con el tabú del sexo entre personas con discapacidad y con la imagen paternalista que tiene la sociedad de ellas. Queda mucho por hacer en cuanto a eliminar barreras, sobre todo sociales e ideas que para mí están desfasadas. Una persona con discapacidad (dependiendo del grado de dependencia que tenga) también puede ser una persona autónoma capaz de tomar cualquier decisión ( a no ser que haya un dictamen judicial en el que quede incapacitada y dependa de otra persona). Si la sociedad no ve que estas personas también se pueden enamorar y pueden ser autónomas no acabaremos con esa imagen paternalista y de ahí surge mi duda sobre la asistencia sexual, de como si las personas con discapacidad no pudiesen ligar... 

En conclusión, creo que deberíamos empezar a cuestionar bastante sobre las respuestas para acabar con dicha imagen paternalista de las personas con discapacidad, porque quizás sean insuficiente para acabar con todas las barreras. 

viernes, 9 de febrero de 2018

La Educación Social en la escuela


Desde ayer, que conocimos el caso de una violación múltiple a un niño de 9 años por parte de chavales de 12 y 14 años en un colegio de Cazorla, vengo reflexionando sobre lo que realmente está pasando en la sociedad para que ocurran este tipo de actos. Si bien la falta de formación del profesorado para actuar y la falta de recursos humanos hacen mella para la intervención y sobre todo para prevenir, muchos ya están pensando en que el castigo puede reformar las actitudes de estos chavales. Nada más lejos de la realidad, el castigo a estos menores no sirve si actualmente la mayoría de los menores pueden acceder al material pornográfico en internet sin ningún tipo de control parental ( de hecho hay una herramienta que va incluida en los navegadores para que los menores no puedan acceder a estos contenidos precisamente y hacer segura la navegación por la red).

Para educar en este asunto y combatir el bullying no sirve una charla de la policía o de una asociación de una hora en la que siempre se dice lo mismo, se requiere de una intervención más profunda y desde varias perspectivas (profesorado, familias, alumn@s y sociedad en general).Si se  trata de prevenir agresiones sexuales, los programas de intervención deberían hacerse desde un punto de vista de una educación sexual completa, sin limitarse sólo en lo físico, también desde la perspectiva socioafectiva. Puesto que la educación sexual en este país escasea y mucho no sólo en los centros educativos sino en la sociedad en general y creo que deberíamos replantear si nos han educado suficientemente bien en cuanto a la sexualidad (no limitándose a los actos físicos, sino también en el reconocimiento y respeto a la diversidad sexual, respeto en la pareja, etc.), por lo que creo que aún tenemos mucho que aprender desde esta perspectiva. 

Hace falta una intervención más profunda en la actuación directa en la problemática y sobre todo en la prevención. Creo que desde el Ministerio de Educación y las diferentes Comunidades Autónomas se debería reconocer la necesidad de la figura de la Educadora y Educador Social en los centros educativos (como lo están en Extremadura, Andalucía, Castilla La-Mancha, Baleares y Canarias). Se ha de intervenir en la prevención no sólo en el alumnado sino también con las familias, profesorado y sociedad. Y la prevención no son simples charlas de una hora sobre el tema, el hecho de sensibilizar e implicar a las familias y a la sociedad como un problema de todas y todos puede replantear cambios que pueden ser positivos. Ciertas actitudes violentas se transmiten de diversas formas y por diferentes medios (entre ellos internet y las redes sociales), por lo que hay que hacer que el profesorado y las familias sea consciente de que esta problemática no se soluciona con un simple castigo, sino con la prevención y la transmisión de unos valores positivos que permitan una buena convivencia y respeto en los centros educativos.


martes, 6 de febrero de 2018

Educación Social y cine


El pasado sábado me disponía a ver la gala de los Premios Goya, que supuestamente decían que era feminista... y resultó que era una gala muy lenta, aburrida y sobre todo, no era muy feminista precisamente, aunque sí hubo momentos en los que se reivindicó la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en el ámbito de la producción cinematográfica. En una gala donde se denuncia el techo de cristal y en el que recordemos, en las nominaciones a los Goya sólo el 27% son mujeres, a pesar de que recogieron 10 de los 28 premios (36% de los premios fueron para mujeres), de las 13 categorías en las que había mujeres nominadas (excluyendo las de interpretación) 7 premios fueron a parar a manos de mujeres (54% ). Dentro de estas categorías, la probabilidad de que un premio fuera a parar a una mujer es de 1/3 frente a casi  2/3 que tiene un hombre . A lo largo de la historia de estos premios, a mejor dirección sólo lo han conseguido cuatro mujeres y en conjunto de las cuatro grandes categorías (mejor película, mejor dirección, guión original y guión adaptado) sólo 8 mujeres han conseguido alguno de estos galardones en solitario, hay 8 mujeres más que han conseguido alguno de estos galardones pero de forma mixta. Si nos remitimos a datos en lo referente a producción cinematográfica, desde el año 2000 al 2015 sólo un 27% de las directoras han realizado una segunda película, pero ya no es sólo eso, en cuanto a la financiación de las películas, 6'5 euros de dinero público ha ido a parar a una película dirigida a una mujer frente a los 10 dirigida por un hombre. 

Pero nos dicen que la Gala de los Premios Goya no es momento de reivindicar nada... ¿perdona? y luego nos traen la típica falacia machista "¿Acaso sería justo que se premiase a una película por el mero hecho de que la ha dirigido una mujer?" Pues precisamente por estas falacias machistas hay que reivindicar la lucha feminista en el cine. 

El cine es un gran transmisor de mensajes, porque detrás de una historia o de un argumento se esconde un mensaje o moraleja que puede influir en nuestras ideas y pensamientos. Hablar de reivindicaciones sociales en el cine no es nada nuevo, recordemos el "no a la guerra" con motivo de la participación de España en la Guerra de Irak o el movimiento Times'up EEUU para denunciar los abusos sexuales en el mundo del cine (de hecho y por desgracia la industria cinematográfica española tampoco está exenta de estos abusos). 

De hecho, el cine es una gran plataforma que sirve también para reivindicar la visibilidad de la diversidad, para reivindicar derechos de aquellos colectivos que están oprimidos, para denunciar injusticias sociales y mostrar realidades que otros medios de comunicación nos tratan de ocultar. Es un medio también para la educación social en cuanto a la difusión de valores democráticos que favorezcan la convivencia y el reconocimiento y visibilidad de la diversidad en la sociedad. Además es una herramienta muy útil puesto que llega a una gran cantidad de personas. 

Así que en el cine, o en cualquier festival cinematográfico SÍ es un momento adecuado para reivindicaciones sociales y denuncias contra la injusticia. 



Fuentes: