sábado, 19 de mayo de 2018

¿Por qué tengo la sensación de que sobro en este país?



Tengo la extraña sensación de que yo, como persona joven sobro en este país. No es por nada, pero ni las actuales políticas de empleo juvenil, ni las políticas sociales y medidas para incentivar la participación de los jóvenes en este país están siendo efectivas. No hay más que ver el caso del Consejo de Juventud de Andalucía en estos últimos años. Es una pena que a los jóvenes se nos relegue o no nos escuchen lo suficiente para poder proponer medidas alternativas para acabar con la temporalidad y la precariedad del empleo juvenil. El propio Gobierno piensa que con las medidas actuales para incentivar el empleo juvenil está salvando a los jóvenes del desempleo y de la pobreza. Nada más lejos de la realidad lo que pasa actualmente es que tener un empleo no te garantiza de salir de la pobreza ni te da los suficientes recursos para la independencia económica. 

El mercado laboral exige a los nuev@s titulad@s una experiencia que no tienen, dificultando así el acceso a un puesto de trabajo y relegando a l@s jóvenes a puestos de becarios trabajando gratis y en condiciones pésimas y precarias. Much@s jóvenes investigadoras e investigadores se tienen que ir a otros países porque en este país investigar cada día es más difícil teniendo en cuenta los recortes brutales que sufren la I+D por parte del Gobierno.

No podemos acceder a un puesto de trabajo, no podemos acceder a una vivienda, en muchas ocasiones los jóvenes trabajan gratis como becarios... ¿Qué quieren de nosotr@s en una situación así? Mientras mucha gente piensa que los jóvenes somos afortunad@s porque vivimos mejor que nuestros padres o abuelos... Yo no sé que decir, en esta situación mucho me temo que nos ha tocado vivir peor que generaciones anteriores. Otros piensan que los llamados "ni-ni" españoles (los que según las personas que piensan que son los que no quieren trabajar ni estudiar) superan la media de la UE cuando no es así, sino que los ni-ni son los que no PUEDEN trabajar ni estudiar.

Me replanteo esta pregunta para reflexionar: si no nos dejan participar y tampoco escuchan las propuestas de los jóvenes en temas y asuntos que más nos afectan ¿no es normal que pensemos que los jóvenes sobramos en este país? 

sábado, 12 de mayo de 2018

La lucha por la Educación Social sigue


Como sabréis este fin de semana hay Asamblea del Consejo General de Colegios de Educadoras y Educadores Sociales, y entre otros puntos se encuentra la elección de una nueva Junta de Gobierno del Consejo. Esta entrada se la dedico tanto a la junta saliente, como a la nueva junta y a tod@s aquell@s colegiados estén o no en las juntas de gobierno de los Colegios Profesionales que cada día ponen su granito de arena y su esfuerzo en seguir construyendo y luchando por la profesión por la que tanto amo. Mucha gente dice que los Colegios Profesionales no hacen nada con el intrusismo o que están ahí por los sillones y que no hacen nada... Pero es no es cierto. Si entre los profesionales se hacen piña dentro de los Colegios Profesionales se puede luchar por la Educación Social frente a las Administraciones Públicas y entidades privadas y luchar por un DERECHO de la ciudadanía que debe estar garantizado por l@s educadoras y educadores sociales sean titulad@s o habilitad@s. Pues eso se hace tanto en los Colegios Profesionales en cada territorio como en el Consejo General a nivel nacional. No somos conscientes de que colegiarse implica mucho más que tener un carnet con el número de colegiación; implica muchas responsabilidades (más de las que pensamos). Por eso es tan importante colegiarse. 

Desde este humilde blog agradezco a la Junta de Gobierno saliente del CGCEES encabezada por Xavier Puig Santulària. No les conozco en persona y no he tenido la suerte de hablar con ell@s, pero sé perfectamente que son grandes educadoras y educadores sociales y sobre todo, grandes personas que han luchado y han trabajado desde el Consejo a nivel nacional mediante convenios, reuniones, el Congreso Estatal del año 2016 celebrado en Sevilla... Yo pongo en valor todo eso, porque, aunque parezca que no, es mucho más trabajo de lo que pensamos (traslados, muchas reuniones con muchas entitades, Asambleas, comisiones, etc.). Yo estoy terminando la carrera y sí, ya tengo decidido colegiarme e implicarme todo lo que pueda en trabajar en la puesta en valor de la profesión desde el Colegio Profesional. Ahora mismo estoy con las redes sociales, pero lo que hago es algo muy insignificante que el trabajo de tod@s l@s colegiad@s y los miembros del CGCEES y de su Comité de Comunicación que están haciendo un trabajo espectacular con la difusión de todas las noticias relacionadas con la Educación Social.
(Junta saliente del CGCEES) 


         (Parte de la nueva Junta de Gobierno del CGCEES, presidida por Lourdes Menacho Vega, del Colegio Profesional de Educadoras y Educadores Sociales de Andalucía)

Desde Almería, mi más sincera enhorabuena por todo el trabajo que han realizado y un gran abrazo a toda la junta saliente del CGCEES y otro gran abrazo y mi enhorabuena a la nueva junta. Tenéis  todo mi apoyo  y para lo que necesitéis estoy aquí y en las redes sociales, fuera de Almería, de momento, es muy poco probable :P    

miércoles, 2 de mayo de 2018

Contra el acoso escolar, más Educación Social



No sé si habréis sentido alguna vez que al entrar del insituto o del colegio todo tu mundo se derrumba como si fuera un castillo de naipes. No sé si alguna vez habéis sentido que al llegar del insituto a casa estuvieseis como en una especie de pesadilla en la que los propios compañeros te intimidan, se burlan e incluso llegan a amenazarte o agredirte físicamente si lo dices a los profesores y te sientes muy pequeña, indefensa y luego a legar a casa os ponéis a llorar y no os habéis atrevido a decírselo a vuestros padres por vergüenza o miedo; no sé si durante esa época habéis sacado malas notas en muchas asignaturas porque no os dejan estudiar o tienéis miedo de ir a clase. Pues ahora mismo, muchos jóvenes sufren acoso escolar por diversos motivos: por su orientación sexual, su identidad sexual y de género, su etnia, religión, por su discapacidad, físico, personalidad, etc.

El acoso escolar, a mi parecer no es un problema exclusivamente escolar, también es social; debido a una sociedad sin valores de respeto ni empatía. Una sociedad cada vez más competitiva para ver quién es el mejor en cada cosa, mirando cuáles son los cuerpos perfectos... y así podríamos seguir hasta mañana. Las familias y los medios de comunicación son responsables en gran parte de las conductas violentas que se producen en las escuelas e institutos. Aquí es donde veo la necesidad urgente de la Educación Social, en actuar acompañando al acosado/a y trabajando con el acosador para que su actitud no pueda repetirse, pero sobre todo, en prevenir las conductas violentas entre el alumnado, potenciar la empatía y fomentar el respeto entre e mismo. Esto es mucho más complejo que crear una asignatura específica, y es a largo plazo. Hay que seguir presionando a las Administraciones Públicas para reconocer e implantar la figura del Educador Social en todos los centros educativos a nivel nacional. Es cierto que hay comunidades autónomas en las que se reconoce la figura del Educador Social (Extremadura, Baleares, Castilla La Mancha y Andalucía) y otras que están empezando a implementarla (Canarias), pero queda mucho camino por andar en este tema. 

Aparte de la educación en valores en los centros educativos, desde las familias y en el ámbito no formal se debe fomentar los valores positivos que puedan reforzar una convivencia pacífica no sólo en las escuelas y en los institutos, sino también en la misma sociedad.