sábado, 26 de enero de 2019

¿Por qué va tan mal la Educación en este país?



¿Por qué va tan mal la educación en este país? La primera respuesta que se nos ocurre es que el problema está en que la carrera de Magisterio es demasiado fácil (y que es muy fácil entrar) y que la culpa de todo es de l@s maestr@s y profesores/as. Otra respuesta es que cambian las leyes educativas cada vez que entra un partido político al poder (aunque aquí tienen razón).  

La solución para la mayoría de la gente es subir la nota de corte en Selectividad para Magisterio. Pero lo que la gente no sabe es que la nota de corte para entrar en una carrera universitaria depende de la demanda de l@s estudiantes; de hecho Medicina, Enfermería, Fisioterapia, Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, Psicología son carreras mucho más demandadas que Magisterio, de ahí que las notas sean más altas. No por subir el nivel de una carrera vaya a hacer más "eficiente" el trabajo de l@s maestr@s o profesores (me gustaría recordar que l@s profesores/as tienen otras carreras y que ahora tienen que hacer el Máster de Profesorado de Secundario para acceder a la docencia en Secundaria y postobligatoria no universitaria, antes se hacía el antiguo CAP (Certificado de Aptitud Pedagógica)).

En este país tenemos un gran problema que quizás otr@s no tienen: es el gran desprecio, la desconfianza y la falta de reconocimiento a l@s profesionales de la Educación y la escasa apuesta por ellos sumándole la falta de apoyos y recursos por parte del Estado, dejando a la Educación como un elemento no prioritario. 

Quizás esa falta de reconocimiento de la Educación como elemento primordial en un país afecte también a los profesionales de la Educación Social. No es nada extraño que aún no esté reconocida la Educación Social por la falta de apoyo por parte de las Administraciones Públicas, pero tenemos que luchar para que la sociedad entienda que con la Educación no se juega y que se necesita una clara y contundente apuesta para que la sociedad pueda lograr avanzar en cuestiones como la igualdad y el respeto. 

Y que las faltas de respeto hacia las carreras y a los estudiantes de Educación (Educación Social, Magisterio, Pedagogía) son un reflejo del menosprecio de la sociedad hacia la educación y que debemos valorarla más de lo que están, dejando atrás los tópicos acerca de la formación y de la labor de cada uno de l@s profesionales que intentan formar a futur@s ciudadan@s.

Está bien invertir en investigación científica, en la formación de ingenier@s, matemátic@s, médic@s y en su reconocimiento... pero tanto maestr@s, como profesores/as y Educadores/as Sociales son tan importantes que l@s profesionales anteriormente mencionad@s. 

La imagen puede contener: texto



lunes, 14 de enero de 2019

Más Educación Social contra los Bulos


El otro día compartí una noticia de que el Ayuntamiento de Londres quería incluir el aceite de oliva entre los productos que estarían prohibidos en los autobuses de Londres para luchar contra la comida basura y la obesidad. Sí, resulltó ser un bulo y yo caí (sí soy tonta). 

Qué es lo que pasa cuando hay un bulo basado en el odio hacia la diversidad y hacia las personas más vulnerables, pues que las personas que lo leen sin contrastarlos con datos reales se lo creen y lo difunden llegando hasta un punto en que estos bulos se convierten en la base de discursos de partidos de extrema derecha y crean un ambiente de odio y mucha crispación hacia las personas más vulnerables y rechazan todo tipo de diversidad. Es un verdadero problema, pero, ¿cuál puede ser la solución a todo esto? 

La Educación Social, sí, la Educación Social que promocione las herramientas necesarias para que las personas puedan tener una conciencia más crítica y puedan distinguir entre una noticia real (con datos contrastados) de un bulo que puede perjudicar más que beneficiar. 

De hecho ningún dato de estos partidos se han demostrado (de hecho cada día se desmienten). Claro que hay que luchar contra los bulos con datos oficiales pero no es suficiente. La educación es la base de todo, pero la Educación Social puede llegar más allá; puede crear una ciudadanía menos manipulada y más crítica y comprometida con los derechos humanos. 

¿Los bulos pueden comprometer seriamente los Derechos Humanos? Sí, de hecho ahora mismo con estos discursos basados en ellos y mezclando con un nacionalismo exacerbado tienen la única intención de mermarlos. Es decir con estos bulos tratan de decir que cualquiera que sea diferente o esté en una situación más vulnerable es el enemigo y el famoso "primero los de aquí". 

Como personas deberíamos tener las herramientas necesarias para que podamos distinguir un bulo de una noticia con datos verificados (y yo debería ser la primera en tenerlas).


PD: Gracias a Maldito Bulo por su trabajo constante en desmentir bulos (¡Sois los mejores!) 

Resultado de imagen de bulos noticias

PD2: Os dejo con un interesante artículo de Maldito Bulo sobre el por qué deberíamos de dejar de llamar "Fake News" a los bulos o desinformación: https://maldita.es/maldito-bulo/dejemos-de-hablar-de-fake-news-y-de-noticias-falsas/



miércoles, 2 de enero de 2019

El "posgrado"


En primer lugar, ¡feliz año nuevo a tod@s!

Ha empezado un nuevo año y voy a tomar varias decisiones entre ellas qué voy a estudiar después del Grado universitario. Pues bien, me replanteo muy seriamente el seguir estudiando en un Ciclo Formativo de Grado Superior de Integración Social, sería un buen comienzo para entrar en el mercado labora y poco a poco ir consiguiendo experiencia para poder ejercer de educadora social.

Después de mi "magnífica" (con claro tono irónico) experiencia en la Universidad ni de broma me planteo estudiar un máster: 

la primera razón, claramente no hay una clara oferta de másteres que me haya convencido, la segunda razón es que quiero aprender más cosas fuera de la Universidad y la tercera razón es que no puedo asumir un gasto tan grande para hacer un master online o fuera de Almería (ahora mismo continuo con el B1). Eso sí, no me darían beca para el Ciclo Formativo, pero no me importa. lo importante, me quiero ir de la Universidad, pero para no volver.

Está claro que el tema de los másteres es uno de los negocios redondos del Plan Bolonia, en cierta manera "nos obligan" a especializarnos en un máster (eso sí pagando todavía más) que muchas veces es claramente insuficiente para el mercado laboral y tampoco lo veo tan necesario. Hay más alternativas a los másteres dentro de la formación continua. Creo que hay que empezar a cuestionarse hasta qué punto beneficia esta mercantilización de la Universidad y si realmente nos favorece en nuestra formación. Pues yo creo que no. 

Aunque yo haga el Ciclo Formativo de Integración Social, yo seguiré defendiendo la Educación Social como pilar básico de la construcción de una sociedad más justa y de una ciudadanía crítica. Y seguiré luchando por una ley que la regule, porque es un derecho de la ciudadanía. 

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Después del Grado ¿Qué hago?


Pues aún con el B1 todavía pendiente me sigo preguntando lo mismo, después del Grado ¿qué hago?.  Y es que e entrado en una fase donde todo son dudas, pero hay algo que tengo clarísimo: para ser un buen profesional no hace falta tener un máster, hay que tener ganas de hacer cosas que aporten en el cambio y transformación social. 

Yo, sin apenas experiencia no debería entrar tan pronto en la investigación y es más, para investigar debería ser necesario tener experiencia previa no sólo a nivel profesional sino a nivel personal, porque la Educación Social implica mucho más que realizar programas de intervención socioeducativa (redordad que es un compromiso con las personas y como tal se debe trabajar desde la cercanía con ellas). No sé si sería ético empezar a realizar hipótesis o a publicar artículos sin una amplia experiencia. Hoy en la presentación del libro "Historias de la Educación Social en Almería. 30 años de experiencias de una profesión" estaban todos los autores que lucharon y luchan por la profesión y que hoy representan la historia viva de la Educación Social en Almería. Debemos tener en cuenta que estas experiencias han servido de base para la profesionalización y para la creación de la antigua Diplomatura (y actualmente Grado de Educación Social). Sin todas esas personas que han luchado durante estos años, como bien se decía en la presentación del libro, no habría sido posible la creación y la implantación del Grado en la Universidad de Almería y en las demás Universidades Públicas Andaluzas en las que está implantado. 

Y yo me pregunto, ¿De qué sirve un máster si a la hora de la verdad no sabemos qué funciones ni cómo afrontar la realidad social fuera de la Universidad?

En mi opinión, la Universidad tiene un problema, y es que tengo la sensación de que la Universidad se ha quedado aislada de esa realidad social. ¿Que se necesita más educadoras y educadores sociales que se animen a investigar? Por supuesto, faltaría más, pero, desde mi punto de vista, esa investigación si está basada en experiencias personales y profesionales enriquecería ya no sólo las materias que se imparte en la Universidad, sino también nuestra formación como educadoras y educadores sociales.

Yo no me considero aún profesional (ya no sólo que no sea titulada, sino que tampoco tengo la experiencia suficiente como para serlo) y creo que sería muy prematuro empezar a investigar sobre la Educación Social sólo basándome en la teoría obviando las experiencias personales y profesionales en cualquier campo de intervención. Tampoco me considero que yo sea el futuro de la profesión, el futuro está en aquellas personas que se están formando para ser educadoras y educadores sociales y que muy posiblemente puedan aportar mucho más que yo en el desarrollo de la profesión (y es más yo tan solo escribo posts sobre Educación Social en este blog). 

En conclusión, una investigación más cercana a la realidad que a la teoría no sólo beneficia al presente de la profesión, sino también a su futuro desarrollo.

No hay texto alternativo automático disponible.

PD: Si queréis conocer el desarrollo histórico de la Educación Social en Almería con más profundidad os recomiendo el libro.


jueves, 29 de noviembre de 2018

Colegiarse es defender la profesión


Perdonadme por el parón del Blog hasta hoy, he estado muy liada estos días (y la que me espera los siguientes días).

Estos días he estado alucinando con algunos comentarios en redes sociales. No sé si es que malinterpretamos los mensajes de las publicaciones (a mí me ha pasado esto muchísimas veces) o es que mucha gente ataca por atacar y alimentarse provocando a otras personas (perfiles denominados "trolls") o simplemente desinformación. 

Esos comentarios hacían falsas acusaciones sobre un supuesto "posicionamiento político" del Colegio Profesional cuando en realidad en las publicaciones sólo trataba de informarnos cuáles son los partidos políticos que tienen propuestas en sus respectivos programas electorales relacionadas con la Educación Social. Lo que me ha llamado más la atención es que sólo se fijaban en una publicación en concreto y no se fijaban en las demás. Es muy curioso. Quizás deberíamos reflexionar más acerca de los errores de comunicación en redes sociales y cómo podemos evitarlos (como, por ejemplo, leer dos o tres veces el mensaje de la publicación). 

Hay personas que me han agradecido mi "labor" de defensa de la profesión. Yo agradezco a todas esas personas que invierten su tiempo libre en contribuir de manera voluntaria a la construcción de la Educación Social. Defender la labor de los Colegios Profesionales y de sus colegiad@s es defender la profesión. L@s que aún no estamos colegiad@s (en mi caso sólo me falta quitarme la piedra del B1, para poder hacerlo) deberíamos informarnos mejor acerca del funcionamiento de los mismos, acercarnos a los propios Colegios Profesionales para ver las actividades que hacen. Much@s se preguntarán, ¿pero cómo podemos acercarnos a los Colegios Profesionales si no podemos ir a una reunión de Junta de Gobierno ni a ninguna Asamblea? Pues muy fácil, sigue al Colegio por redes sociales y te enterarás de las actividades que realizan. 

Bien, much@s profesionales que no están colegiad@s quieren acabar con el intrusismo con una Ley que regule la educación social, pero no se dan cuenta de que tener una Ley de Educación Social también implicaría una colegiación obligatoria. Como bién dice Xavier Puig (miembro de la Junta de Gobierno del CEESC y Vicepresidente del CGCEES) en el artículo 'Al CEESC treballem per a la regulació de l'educació social' en el Full informatiu del CEESC: "Una de las consecuencias de tener una Ley de Educación Social es que la colegiación de los profesionales será obligatoria, esto ha de servir para defender la profesión contra el intrusismo y para frenar la devaluación de la figura del educador social". Yo os recomiendo leer el artículo, es muy interesante (el catalán tampoco es muy difícil de entender). 





En conclusión, antes de atacar deberíamos parar y pensar un poco en nuestra idea de Colegio Profesional, porque igual nos estamos equivocando y criticamos algo que ni tan siquiera conocemos a fondo. 


martes, 2 de octubre de 2018

¿Cómo ser Educador/a Social y no morir en el intento?




Este año vuelvo a participar en el Carnaval de Blogs del Col·legi d'Educadores i Educadors Socials de Catalunya con motivo del Día Internacional de la Educación Social. Y el tema propuesto de este año es hablar sobre los errores en el desarrollo de la vida profesional. Antes de comenzar he de destacar que acabo de finalizar el Grado y aún no tengo experiencia como profesional, por lo que hablaría de mi experiencia en los Practicum del Grado. No sé si procederá o si será ortodoxo hablar de ello, pero hay que tener en cuenta que eran las dos únicas veces en las que me acerqué a la realidad de la Educación Social fuera del ámbito académico. Tampoco quiero entrar en muchos detalles, sólo pretendo reflexionar sobre aquellos numerosos errores que he cometido durante los períodos de prácticas con el que pretendo mejorar tanto como persona como profesional que acaba de terminar el Grado y que está a punto de entrar en el mercado laboral.


En mi primer Practicum, en segundo curso y que fueron apenas tres semanas. Se suponía que era unas prácticas de observación, que acabaron siendo de prácticas de actuación. Fue en una residencia de personas de tercera edad y no, no había ningún educador/a social, por lo que las actividades teníamos que programarlas mi compañera y yo. Fue bastante duro, sin apenas conocimientos teóricos sobre evaluación de dichas actividades tuvimos que hacer algo parecido a un programa de intervención contando con los recursos materiales que disponía el centro. He de reconocer que aprendí bastante con esa experiencia, aunque me hubiese gustado que se conociera más la figura profesional en estos centros, ya que mi compañera y yo tuvimos que explicarle a la Dirección del centro qué es y cuáles son las funciones del Educador/a Social en una Residencia. Si no fuera por la ayuda de mi compañera y de la dirección no sabría si hubiera podido sacar adelante la intervención. 

En el Practicum II, en cuarto curso, en las que sí eran prácticas de actuación estuve en un colegio de educación especial ayudando a una adolescente autista extranjera a aprender español. Aún teniendo un programa para la enseñanza del español como lengua extranjera tuve la suerte de contar con la ayuda de la Psicóloga del centro para que me ayudase a hacer las adaptaciones necesarias en las actividades a las necesidades de la alumna sobre todo en cuestiones tan básicas como la comida, la ropa, el saludo, etc y acompañarla en diferentes salidas que se organizaban desde el centro. Fue un poquito más complicado puesto que tampoco tenía mucha experiencia en el campo de la educación especial, pero siempre tuve la ayuda de los profesionales del centro que desde aquí me gustaría agradecerles. Tuve muchísimos errores en cuanto a planificación y a la duración de las actividades y de no saber afrontar diversas situaciones que para mí eran muy nuevas. Era como si hubiera salido de la burbuja de la Universidad para acercarme a la realidad.



He cometido muchísimos errores, y mi actuación en los dos períodos de prácticas tendría que haber sido mucho mejor, pero, lo positivo es que de los errores se aprende y que se puede reflexionar para mejorar aquellos aspectos que no terminan de encajar en la intervención.  



Mi conclusión desde la poca experiencia práctica que tengo es que la tarea del Educador/a Social no es tarea sencilla como muchas personas creen, si bien es cierto que la formación debe mejorar (que en mi opinión esto debe ser un objetivo de las Universidades) requiere también una formación continua y sobre todo también requiere un trabajo en equipo en el que los profesionales pueden aportar desde sus respectivos campos de conocimiento.




miércoles, 26 de septiembre de 2018

¿La Educación Social es una farsa neoliberal?


¿Os acordáis de que en facebook y twitter dije que el capitalismo era anárquico? Much@s decían que era contradictorio. Pues sí, era contradictorio, al igual que decir que "la Educación Social es una farsa neoliberal". ¿Es realmente una farsa neoliberal la Educación Social o hay un interés dentro del sistema para desprestigiar la profesión?

Estoy totalmente a favor de cuestionar y reflexionar nuestras acciones, pero las críticas que he visto en estos últimos días han ido, oh! qué casualidad, sólo a Educación Social. No he visto muchas críticas hacia otras profesiones. Si bien el mundo de lo social es muy mejorable, esto es debido al sistema en el que estamos inmersos. Las críticas deberían ir en dirección a este sistema defectuoso que para nada beneficia a la ciudadanía. Uno de los objetivos de la Educación Social es dotar de herramientas necesarias a las personas para crear una sociedad crítica que pueda cuestionar ciertos cimientos que sustentan el sistema actual. La innovación en la Educación Social debe ir orientado hacia la creación de una ciudadanía crítica y no hacia el beneficio del propio sistema. 

¿Nadie se pregunta el por qué se está intentando desprestigiar a la Educación Social? ¿Nadie se da cuenta de la situación tan precaria en la que están muchas compañeras y compañeros edus@s? Me parece muy contradictorio que se diga que la Educación Social es una "farsa o un producto neoliberal" porque al propio sistema capitalista y neoliberal no le interesa algo que lo que pretende es empoderar a las personas. En el sistema nos hacen creer que debemos ejercer funciones de represión y control cuando realmente NO es así. No tenemos nada que ver con la policía como han dicho algun@s.  

Si de verdad queremos ser crític@s debemos ir a la raíz del problema. Si es el sistema el que maltrata y perjudica ¿por qué no lo atacamos con voracidad y sí a la Educación Social? 

Una cosa es una crítica constructiva (cosa que hacen muchísim@s compañer@s edus@s) y otra es criticar desde el más absoluto desconocimiento. Las decisiones más importantes, por desgracia no las hacen l@s profesionales, los hacen determinadas personas ajenas a la profesión y muy alejadas de la realidad social. 

No nos confundamos, la Educación Social no es una farsa neoliberal, es el sistema el que lo es.