martes, 26 de junio de 2018

Menos porno y más educación sexual



En los últimos días se está demostrando que el caso de 'La Manada' no es un hecho aislado, de hecho hace poco en Molins del Rei hubo otro caso de viollación múltiple. Como sociedad debemos reflexionar qué educación sexual están recibiendo los jóvenes, es más, deberíamos preguntarnos si están recibiendo educación sexual tanto en el ámbito escolar, como en el familiar. Ayer leí un artículo estremecedor en El Mundo sobre "Pornonativos" (aquellos jóvenes que empiezan a ver escenas pornográficas en Internet a edades cada vez más tempranas) y a su vez en Twitter vi comentarios de personas escandalizadas porque un libro de educación sexual explican a niños de 7 años sobre distintos temas tan naturales como la masturbación, la diversidad sexual, el preservativo... Cosas que para mí son naturales, para estas personas van en contra de un dogma moral y religioso que impiden el desarrollo de una educación sexual en el que permita enseñar a los niños que un NO es un NO o que no sólo hay una orientación sexual y que ésta NO se elige, que no sólo hay una identidad sexual o de género único y binario. 

La educación sexual va más allá de lo físico, se trata de reconocer y respetar que hay una gran diversidad y que se puede vivir la sexualidad de muchísimas maneras. Este sería un gran paso para acabar con la cisnormatividad del heteropatriarcado. Pero a muchas personas les da miedo que as niñas y niños aprendan que existe esta diversidad y no les da miedo que ese rechazo pueda provocar una situación de violencia en alguno de sus hijas o hijos. 

Realmente la cultura de la violación se basa en la cultura del porno; no hay película alguna en el que la mujer no se vea sometida al dominio del hombre. ¿Esa es la manera de educar en la sexualidad a los jóvenes? Los prejuicios que he nombrado anteriormente precisamente provoca que los jóvenes recurran a Internet para saber más acerca del sexo. Un libro de educación sexual que explica lo que es la masturbación no incita a un niño a hacerlo, simplemente les está dando a conocer un acto muy natural, ya que los niños (aunque algunas personas no lo reconozcan) se masturban desde muy pequeños de forma inconsciente. La masturbación, aparte de ser un medio para obtener placer, también les permite conocer mejor su cuerpo ¿eso es malo? Desde luego que no, es más, es necesario que conozcan lo que es la masturbación como un acto natural más que no les perjudica en nada. 

La educación sexual no sólo se debe abordar en el ámbito escolar, también hay que hacerlo en el ámbito familiar y romper los tabúes. Es necesario que desde las familias expliquen la sexualidad a sus hijos, ya no sólo para prevenir embarazos no deseados sino también para que empiecen a comprender que las relaciones sexuales siempre son DESEADAS y de que hay unas libertades sexuales que hay que respetar. 

Aún hay mucho camino por recorrer en materia de educación sexual, pero es necesario abordarlo desde un punto de vista también familiar para que los jóvenes no tengan una imagen distorsionada del sexo y de la sexualidad. 

sábado, 2 de junio de 2018

La importancia de colegiarse


Por desgracia, oigo y leo comentarios en contra de los Colegios Profesionales ("es que no hacen nada"; es que siempre están los mismos en sus puestos de Junta de Gobierno"). Pues yo he comprobado en primera persona que esto NO es cierto.

Si queremos dignificar nuestra profesión hay que hacerlo bien. La Universidad me dio una lección muy buena: no hay que protestar o quejarse de cualquier manera, sino de una manera que permita la facilidad en comunicar los problemas cuando surgen (y no siempre es salir a las calles a movilizarse, que está bien pero sería útil si hubiésemos agotado todas las vías oportunas). Pues aquí más de lo mismo. Hay una tendencia al postureo de las quejas sobre los Colegios Profesionales que me pregunto: ¿Acaso saben las funciones de un Colegio Profesional? Antes de criticar pienso y creo que debemos informarnos bien sobre el funcionamiento de los Colegios porque el criticar algo desde el desconocimiento se ha convertido en el deporte nacional por excelencia. Así no se dignifica la profesión, todo lo contrario, echamos por tierra el trabajo de muchas compañeras y compañeros que participan activamente en los Colegios Profesionales de manera voluntaria (y sin cobrar). No somos conscientes de lo que hacen y del beneficio que nos llevamos de todo su trabajo, pero tengo la sensación de que mucha gente NO QUIERE ser consciente de ello. Pero sin embargo, estas personas se pueden beneficiar del trabajo de las compañeras y compañeros colegiados. Para mí estas personas son tóxicas, no aportan nada, se quejan todo el rato sobre la supuesta inexistencia de la actividad colegial sin tener en cuenta la realidad de la responsabilidad que tiene un cargo dentro del Colegio Profesional y ni se molestan en pedir toda la información necesaria para conocerlo. De quejarse todo el rato y el hecho de no participar en los Colegios Profesionales no aporta nada a la lucha por la profesión, es más, yo diría que todo lo contrario entorpecemos esa lucha.

Yo animo a todas las personas que se estén graduando estos días que se colegien y que luchen desde dentro para cambiar aquellas cosas que vean que no estén bien, porque ahora mismo nos está invadiendo el postureo de la queja sobre el Colegio Profesional que queda muy guay en redes sociales, pero que en la realidad se llama HIPOCRESÍA. 

Y sí, en cuanto tenga el título me colegiaré y participaré en todo lo que pueda para contribuir al trabajo que muchas compañeras y compañeros colegiados hacen por la profesión y les estoy enormemente  agradecida por la lucha que están haciendo por la Educación Social.