domingo, 13 de agosto de 2017

Una Educación Social feminista para una sociedad machista


Pues sí, aún vivimos en una sociedad machista donde aún predominan los valores del sistema heteropatriarcal, en donde se sigue cuestionando la credibilidad de las víctimas de la violencia de género, donde se sigue pensando en que el maltratador no tiene por qué ser un mal padre, donde las mujeres aún tenemos miedo de caminar solas por la calle de noche por si nos violan o nos acosan sexualmente y encima de todo la propia sociedad responsabiliza y culpabiliza a la mujer porque "iba provocando" y deja al hombre como una persona inocente que no puede evitar esto; también estamos en una sociedad que sigue pensando que el feminismo es igual a machismo o que se cree que la Ley de Medidas contra la Violencia de Género es "hembrista" (cosa que en la actualidad el hembrismo no existe) porque perjudica al hombre sobre la mujer mientras que más de 50 mujeres al año son asesinadas a manos de sus parejas, dejando huérfanos a esos menores que han sido testigos de esos episodios de violencia y que la sociedad aún no sabe que esos menores son víctimas directa de la violencia de género; estamos en una sociedad en la que cree que la mayoría de las denuncias por violencia de género son falsas y que las mujeres lo hacen sólo para fastidiar al hombre; estamos en una sociedad en la que se toleran canciones como"cuatro babys" de Maluma o de películas en las que el papel de la mujer sólo se reduce en un segundo plano y que encima de todo el héroe, como siempre es el hombre; también es una sociedad que no cree que no hay una brecha salarial y que no cree que las mujeres sufran acosos sexual en el mundo laboral, claro es que es un producto de la imaginación de las feministas (activado modo ironía en  esta últimas palabras). Una sociedad que normaliza toda publicidad en la que se cosifica el cuerpo de la mujer convirtiéndolo en un mero objeto sexual sólo para el disfrute de los hombres; una sociedad que permite la sexualización de las niñas desde edades muy tempranas; una sociedad en la que a las niñas no son bien vistas si juegan con un camión y en la que no son bien visto que los niños jueguen con muñecas; una sociedad que cree que si un hombre llora es una "nenaza" o cuando un hombre manda órdenes a un grupo es un líer y cuando lo hace una mujer es una "mandona" y podría seguir con mas cosas, pero no quiero enrollarme mucho.

Si bien a nivel judicial queda aún todavía cosas que hacer, la clave está en la Educación. Yo quiero remarcar la necesidad de la Educación Social dentro de la Coeducación, no sólo en el ámbito escolar o formal, sino también en contextos informales que es donde realmente las y los jóvenes son más influenciad@s, sobre todo en los medios de comunicación y en el ámbito familiar y en el grupo de iguales. Lo que no es normal es que chicas adolescentes de 12 a 16 años vean normal que sus novios les controlen el móvil o las redes sociales porque crean que así las quieren y que se preocupan por ellas o que vean normal que sus novios les digan cómo vestir porque por ejemplo con una minifalda y una camiseta escotada pueden ir provocando o les digan sus novios cuando maquillarse, y así un largo etc. Las actitudes machistas tienen un origen cultural, por lo que la Educación Social tiene un papel muy importante en cuanto a cambiar las actitudes en las generaciones más jóvenes.

Si queremos acabar con el machismo, necesitamos más Educación Social 

No hay comentarios:

Publicar un comentario