sábado, 19 de agosto de 2017

Educación Social frente al odio y al terror


Una vez más el terror vuelve a golpear a nuestro país. Esta vez ha sido en Barcelona y en Cambrils. 

El odio, el miedo y el rechazo hacia los musulmanes no sirve nada más que para alimentar a los verdugos de DAESH, por el que justifican sus matanzas en el rechazo y en el odio hacia el Islam y que matan en nombre de su dios, Alá. El 80% de las víctimas de los atentados de DAESH en el mundo son musulmanes. Los musulmanes son las primeras víctimas de las barbaries de este grupo terrorista. No sólo basta con condenar públicamente los atentados y mostrar apoyo a las víctimas, hay que cortar de raíz los orígenes que han dado lugar a que se comentan estos actos terroristas. 

En primer lugar dejar de exportar armas, la acción militar jamás es la solución para acabar con el terrorismo, ya se ha visto en zonas como Iraq o Siria que ha agravado el problema. La exportación de armas es un problema añadido que sólo causa dolor y muerte. La financiación a diversos grupos relacionados con DAESH ha favorecido que estos terroristas sigan sembrando el terror entre los más indefensos. 

No debemos rechazar a los refugiados o a los musulmanes, magrebíes o marroquíes. No todos son así. DAESH sólo representa una ínfima parte de dicha comunidad y yo me atrevería a decir que ni siquiera son auténticos musulmanes. Aquellas personas que dicen que los musulmanes que no van a manifestaciones contra el terrorismo o que no condenan estos actos, pues les voy a decir a las personas que piensan así que están cegados por el odio que destilan en forma de discurso racista y populista. Esa cegera no es buena para nadie, ni siquiera para ellos mismos. El odio sólo genera más odio, y por tanto estaremos alimentando cada vez más la violencia y la exclusión de colectivos que no tienen culpa de que cuatro tarados dicn matar en nombre de un dios, como es el caso de los musulmanes. 

NO, los musulmanes no tienen por qué pedir perdón, porque no han hecho nada malo, es más, insisto en que la primera víctima de DAESH es la comunidad musulmana. La Islamofobia qu se respira estos días viene ocasionado en gran parte por el desconocimiento del Islam, si bien es cierto una persona tiene derecho a no creer o cuestionar la existencia de un dios siempre amparado por la libertad de expresión, no le da derecho a hacerse burla ni rechazar ni tachar a toda una comunidad de creyentes de terroristas, porque ya no sólo es un discurso populista y de carácter fascista, es un discurso del miedo al diferente, a la diversidad y por la cual es un reto muy importante de la Educación Social en el mundo actual. 

Para acabar con los discursos del odio, la Educación Social, en base a la prevención, debe mostrar y visibilizar aquellos colectivos que por diversas razones, fundamentalmente sociales, están excluídos. Debe mostrar la realidad de una sociedad que en los últimos tiempos está cambiando y hacer ver que es una sociedad diversa y hacer que la sociedad sea intercultural, es decir, que haya distintas interacciones entre diferentes culturas y ver la riqueza a nivel cultural y social de la diversidad.

Por último quiero decir a todas y a todos los almerienses que no tengáis miedo de salir y de disfrutar de la Feria y Fiestas de Almería estos días, porque el terrorismo no podrá acabar con nosotros, mostremos como somos ante la barbarie y el terror. no nos dejemos vencer por el miedo. 


Sin más, quiero mandar un saludo y un abrazo muy fuerte desde Almería a todas las víctimas y también a todas las educadoras y educadores sociales que trabajan en Barcelona y en Cataluña. 

No sólo somos Barcelona, también somos Siria, Irak, Afganistán, Kabul...

#TotsSomBarcelona #SolidaritatAmbBarcelona 


No hay comentarios:

Publicar un comentario