miércoles, 25 de octubre de 2017

El sistema actual nos separa



Buenas noches, acabo de llegar de Almería capital a mi casa del Laboratorio de Ideas "Educar para la Transformar  organizado por EQUO Almería junto con la Vocalía del Colegio Profesional de Educadoras y Educadores Sociales de Andalucía y ya estoy deseando escribir esta entrada.

En este post quiero destacar las intervenciones después de la exposición que ha hecho la educadora social Fabiola Chacón Benavente. En ellas se ha destacado la percepción o sensación de "hostilidad" entre educadoras y educadores y trabajadoras y trabajadores sociales en cuanto a sus respectivas funciones. Si bien puede que haya confusiones, lo que sí es cierto es que, como bien decía nuestro querido, ilustre profesor de Sociología (Políticas Sociales en el Grado de Educación Social de la Universidad de Almería) y Defensor Universitario Juan Sebastián Fernández Prados, todo esto viene del discurso neoliberal que antepone lo económico a las necesidades reales de la sociedad. A mí me gustaría añadir que este sistema no es que no haga nada para fomentar la percepción de unión entre ambas figuras, sino que es el propio sistema actual que intenta dividir y enfrentar para beneficiar la "competencia" y así favorecer la eficiencia económica en lugar de beneficiar el bienestar de las personas y la protección del Estado del Bienestar frente a los recortes y su desmantelamiento a favor de la privatización de los servicios más básicos que forman parte de él.

Es verdad, Educación Social NO es Trabajo Social, las educadoras y educadores sociales no pueden asumir funciones de las trabajadoras y trabajadores sociales, pero tampoco puede ser de forma viceversa, ya que de por sí, la existencia de la antigua Diplomatura (y actual Grado Universitario) nos permite certificar el acceso al ejercicio como educadora o educador social pero, tod@s suman, nadie resta, de ahí la necesaria existencia de los grupos interdisciplinares, para ayudarnos, no para pelearnos. Pero ojo, puede que la titulación sea relativamente joven (la Diplomatura de Educación Social se aprobó en el año 1991)pero la profesión ya existía, y hay que agradecer a tod@s l@s profesionales habilitad@s por crear el camino de la Educación Social, que no se nos olvide. Para más información podéis consultar el Libro Blanco del Título de Grado de Pedagogía y Educación Social de la Agencia Nacional de la Calidad y Acreditación (ANECA) (http://www.aneca.es/var/media/150392/libroblanco_pedagogia1_0305.pdf).

Pero el problema sigue estando presente: el intrusismo, para ello las educadoras y educadores sociales necesitamos que se delimite las funciones a nivel legal, por ello, seguimos luchando en pro de una Ley de Educación Social para un mayor reconocimiento de la profesión a nivel social. Hay que seguir luchando para que no sólo las y los profesionales de la educación social se impliquen, sino también la propia ciudadanía y las Universidades reclamen la necesidad de la figura en muchos ámbitos como, por ejemplo, en los centros educativos. 

Sí, hay que hacer política, porque como bien dijo Paulo Freire: "todo acto educativo es un acto político". O sea que todos los días hacemos política,todo es política; esto que estoy haciendo ahora mismo no es nada más y nada menos que política. Si no hacemos política ¿Cómo podemos defender la calidad de los Servicios Sociales públicos? ¿Cómo podemos defender nuestro trabajo o labor socioeducativa en los distintos ámbitos?




Sin hacer más extensiva esta entrada agradecer tanto a la Delegada territorial del Colegio Profesional de Educadoras y Educadores Sociales de Andalucía, Fabiola Chacón Benavente como a Equo Almería por esta tan necesaria exposición y difusión de la Educación Social. 


La imagen puede contener: una o varias personas e interior   


No hay comentarios:

Publicar un comentario