viernes, 21 de abril de 2017

Repensar la Universidad para el futuro


Estos días se celebra en Madrid el I Congreso CREUP-CRUE "La Universidad Del Mañana" en el cuál se debate el modelo universitario español y las posibles mejoras que se pueden realizar para que la Universidad no sólo pueda formar a futuros profesionales, sino también futuros ciudadanos con pensamiento crítico y autónomos para participar en el desarrollo científico y social.

Se ha hablado de Aprendizaje centrado en el estudiante, de la gobernanza de las universidades, etc. Pero quizás se debe reflexionar en ese congreso sobre la imagen que tiene la sociedad de la universidad.  

Pero hago mi reflexión sobre la visión que tiene la sociedad sobre la Universidad. Su visión es la de una institución académica e investigadora que sólo crea futuros profesionales y patentes; y para que una universidad llegue a ser excelente debe estar entre los primeros puestos de un ránking mundial reconocido a nivel internacional, sin importar las aportaciones sociales y culturales que hace la propia universidad. Pues la Universidad es mucho más que eso, es un espacio de reflexión y de debate no sólo lógico e intelectual, sino también de reflexión social, donde la institución universitaria puede y debe aportar lo avances necesarios para crear una sociedad libre, crítica, solidaria, tolerante... y también para su beneficio en avances técnico-científicos y culturales por supuesto. 

De la Universidad sólo se destaca la capacidad investigadora y de la calidad docente y de los planes de estudios (que no digo que no sea importante). Estamos acostumbrados a un sistema educativo rígido, competitivo, donde la desigualdad se acentúa y las oportunidades son escasas para aquellas personas que carecen de recursos, fundamentalmente, económicos. Pero debemos repensar en el modelo educativo actual basado en el valor económico de los conocimientos que se genera. 

Sería interesante plantear un modelo en el que la sociedad esté presente en la propia Universidad, aprender de las experiencias no sólo de los propios profesionales, sino también de distintos sectores de la sociedad para que los conocimientos que adquieran los estudiantes no sólo se queden en la propia teoría, sino que la práctica impregne en el propio conocimiento teórico. 

El meollo de la cuestión de la institución universitaria (y que se ha debatido en el congreso) está en su gestión y gobernanza, por el cual, la comunidad universitaria está representada totalmente en sus Órganos de Gobierno y que l@s estudiantes pueden participar de manera directa y activa (bien mediante la representación estudiantil (delegad@s de clase, representantes de Junta de Centro o Facultad, representantes en Consejo de Gobierno, representantes en Claustro, representantes en el Consejo Social, Delegaciones de Estudiantes de las Facultades y Consejo de Estudiantes) o por medio del asociacionismo universitario). La representación estudiantil no es un trabajo que precisamente sea agradecido (y lo digo por experiencia propia) se necesita mucha paciencia y una muy buena orientación sobre dónde y cómo actuar cuando hay un problema que afecta al conjunto de estudiantes (yo misma he tenido muchas dudas sobre esto). 

Por lo tanto, una Universidad cercana a la sociedad, donde la diversidad de la segunda esté presente en la institución cambiaría la percepción que tiene la sociedad.

  



No hay comentarios:

Publicar un comentario