Hora de hacer una crítica a la profesión de la Educación Social


Está muy bien defender la necesidad de la educación social y de su profesionalización, pero también creo que conviene hacer un crítica, sobre todo cuando hay parte del colectivo profesional está aupando y apoyando discursos muy peligrosos hacia colectivos vulnerables de la ultraderecha (racistas, xenófobos, LGTBIfóbicos, machistas, misóginos, transmisóginos, etc.). Con esto no pretendo hacer una crítica destructiva, toda profesión debe tener una parte de crítica en la defensa de los derechos humanos y en los principios éticos que están presentes en un Código Deontológico. Últimamente, dentro deel colectivo profesional de la educación social percibo ciertas actitudes hostiles e incluso violentos contra las personas más vulnerables, sobre todo niños migrantes y contra el colectivo LGTBIQA. Me duele ver estos discursos en una profesión que en teoría debería defender la justicia social. Me duele ver que haya educadoras sociales defendiendo el término "lobby gay" y un discurso violento que proviene de una señora supuestamente feminista y que habla a través del perfil oficial de un partido "feminista" y en primera persona y que ha estado acosando a una NIÑA trans (repito a una NIÑA trans) de 8 años y a sus padres. Vaya todo muy democrático por parte de esta señora (que digo yo que en ese partido "feminista" habrá mas personas y que habrá puntos de vista diferentes, porque si no lo hay... ya podéis imaginarlo). Me entristece y me desmotiva muchísimo ver a educadores y educadoras sociales que apoyan la exclusión de las personas más vulnerables y que las tachan de peligrosas pàra la sociedad y siendo sincera, me siento muy sola en la lucha contra estos discursos, y eso, en cierta manera me desgasta a nivel psicológico. Me gustaría ver a más compañer@s que defiendan a las personas más vulnerables y a la diversidad que hay presente y que rechacen estas exclusiones, porque repito, la exclusión y el rechazo forman parte de la violencia y eso no se debe tolerar en ninguna profesión. Estos discursos no son opiniones, están tipificados en el Código Penal y que se deberían denunciar, no de debatir. Estoy harta de que muy pocas personas salgan a atacar y a denunciar estos discursos cuando much@s tienen el deber de denunciar. Yo no tengo los recursos económicos suficientes para hacerlo, pero no se puede permitir la difusión de los mismos en una profesión que defiende la justicia social y los Derechos Humanos. No podemos permitir las injurias y calumnias hacia personas que son vulnerables y que tienen una mochila de carga llna de dolor y sufrimiento. No podemos tolerar la violencia que s está generando.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los técnicos de Integración Social NO son Educadores Sociales, son Auxiliares

Un mensaje para Fernando Simón

De Showman a Director General de Juventud en Madrid