Carta a Salvador Illa

 

 Buenas tardes señor Ministro, en primer lugar, le agradezco su esfuerzo y trabajo respecto a la situación de crisis sanitaria. Le agradezco mucho también su mensaje de unidad ante una situación de crisis sanitaria que para todos ha sido inédita y que seguro que saldremos de esta. Lo que veo son comentarios de otras personas que se dejan llevar por el ocio y que provocan actos como los del pasado fin de semana. Gracias por condenar dichos actos, porque no se puede tolerar en una democracia que haya grupos que se dediquen a esparcir odio y mensajes que engañan a las personas, porque aunque yo solo tenga 26 años sé perfectamente que estas actitudes pueden llegar a situaciones de polarización de la sociedad muy peligrosa y que pueden desencadenar situaciones en los que determinados grupos puedan verse en una situación de mayor vulnerabilidad. También le agradezco su ejemplaridad a la hora de pedir disculpas tras esa fiesta de un medio de comunicación, un gesto honrado que se le debe de reconocer. Yo también he cometido errores y nadie es perfecto. He tratado de salir menos de casa, y en los momentos que he tenido que salir, lo he hecho con la mascarilla, este verano ni siquiera he ido a la playa, me he quedado en casa el máximo tiempo posible, y estoy convencida de que la mayoría de jóvenes han hecho lo mismo que yo. Esos jóvenes que veíamos en los telediarios y en los medios de comunicación en distintos botellones, estoy muy segura de que son una minoría  que hacen ruido y que no permite ver la verdadera cara de la juventud: jóvenes solidarios, con valores éticos y cívicos y con un compromiso social más fuerte del que muchos adultos tenemos. En la juventud hay muchos como Pablo Alcaide , pero que no salen en los medios de comunicación, que tienen un compromiso fuerte con el colectivo que individualidad. Yo hace años terminé el Grado de Educación Social, aunque no tengo el título todavía, y desde mi punto de vista, quizás uno de los problemas que hacen propiciar los botellones podría ser una falta de políticas de juventud por distintas Administraciones Públicas que ofrezcan un ocio alternativo , porque los botellones no es un problema de ahora, lo es desde hace mucho tiempo. Le costará creer que yo, teniendo 26 años nunca haya ido de botellón en mi vida, pero sé que hay una carencia en participación juvenil en el desarrollo del entorno que les rodea, no se les da la oportunidad de hablar y tampoco les escuchamos cuando hay unas necesidades urgentes que se deben cubrir en distintos ámbitos (formación, empleo, emancipación, etc...). También le quiero pedir otra cosa, a raíz de la polémica que se ha derivado de la entrevista de los hermanos Pou a Fernando Simón, le pido que vea la entrevista completa, porque no he encontrado ningún comentario que denigrase a ningún colectivo. A Fernando Simón se le entendía perfectamente que hablaba de enfermedades infecciosas. ¿Todos cometemos errores? Por supuesto, quizás esas disculpas de ayer eran innecesarias, solo una minoría ( y sabemos quiénes son) han hecho de un grano de arena una montaña, aunque ha hecho un gesto que le honra como persona y como profesional Yo le apoyo tanto a usted como a Fernando Simón y a todo el equipo del CCAES que están haciendo un trabajo extraordinario informándonos a diario. Yo no soy ninguna influencer, soy casi titulada en Educación Social y haré todo lo posible para difundir la información OFICIAL a las personas a través de las Redes Sociales, porque la información es poder y ese poder hace que una sociedad salga fortalecida de situaciones como esta.


Un saludo 


https://www.youtube.com/watch?v=t_6ycLooAzw



Comentarios

Entradas populares de este blog

Los técnicos de Integración Social NO son Educadores Sociales, son Auxiliares

Un mensaje para Fernando Simón

La Educación Social en los centros educativos, ¿por qué no?