Educar para la transformación social

En medio de una pandemia (no solo de Coronavirus, sino también de discursos de odio) educar es un acto revolucionario contra quienes pretendan imponer falsas ideas contra los colectivos más vulnerables. 

Debemos reflexionar sobre qué tipo de sociedad tenemos actualmente y cuáles son las ideas de las que se sostiene si queremos provocar una transformación social, pero ésta será muy lenta y paulatina, por lo que el proceso podría ser largo y también difícil. La Educación Social tiene los elementos necesarios para provocar esa transformación social, pero todavía sigue invisible para gran parte de la sociedad. Por esa visibilización de la Educación Social podría empezar ese proceso de cambio. Pero debe ser un proceso continuo si se quiere conseguir cambiar la sociedad, porque no es fácil ni a corto ni a medio y a largo plazo. Este proceso también tiene que tener como base los Derechos Humanos y el reconocimiento de la diversidad presente en la sociedad dándole el valor necesario contribuyendo así a la creación de una sociedad más cooperativa y solidaria. 

Debemos tener en cuenta la participación de la propia sociedad en los cambios sociales, ya que las personas son las principales protagonistas de estos cambios y de este proceso de transformación. Porque sin la participación de la sociedad no es posible que haya transformación social y quedaría una sociedad estática y sin posibilidad de avanzar. 

Educar para la transformación social es partir de lo "glocal", es decir, que los pequeños cambios que se producen a nivel local, luego pueden tener repercusión a nivel global, ya que actualmente vivimos en un mundo globalizado e interconectado. También tiene que ser reforzado por una serie de valores que sustenten el valor de lo comunitario (solidaridad, empatía, escucha activa, cooperación...). 

Si de verdad queremos provocar un cambio en la sociedad, empecemos por cosas pequeñas de la vida cotidiana, del ambiente local, porque no se puede empezar a construir una casa por el tejado, sino que debemos tener una base sólida para< poder construirla, en los procesos de transformación pasa lo mismo, debemos tener una base para poder empezar con dichos procesos. 

Para concluir, considero que educar es un acto revolucionario que prepara a las personas para que piensen por ellas mismas y puedan transformar la sociedad. 


Es decir, educar es una buena forma de luchar por el cambio social 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Los técnicos de Integración Social NO son Educadores Sociales, son Auxiliares

Un mensaje para Fernando Simón

Educación Social y Política