miércoles, 6 de diciembre de 2017

Navidades sin sexismo


Bueno, pues se acerca una época "entrañable" y muy fría, en sentido literal, puesto que hace mucho frío, que es la Navidad, y con ella miles de anuncios de juguetes en las televisiones que hacen que las niñas y niños estén deseando que llegue el día de Navidad o el día de los Reyes Magos para poder desenvolver los regalos y ver que se ha hecho realidad todo lo que han pedido.

Pero desde la perspectiva de género los anuncios no han cambiado mucho acerca de los tipos de juguetes que se anuncian, debido a que se repiten el mismo patrón (Rosa = niñas, Azul = niños; muñecas, cocinitas y todo lo relacionado con la belleza estética (secadores y peines de juguete, maquillaje, etc.) = niñas. Camiones, playmobil, superhéroes, coches, herramientas de juguete = niños; etc.). En ese aspecto, como sociedad seguimos anclados en una educación basada en roles de género, en donde aún, por desgracia, está mal visto que un niño juegue con una muñeca, que le de el biberón y le cambie los pañales y que una niña juegue con un camión o con un muñeco de acción.

El hecho de asumir plenamente los roles de género hace que rechacemos de pleno lo que se sale de la norma, y asumimos también que son conductas que se deben corregir. Pues ya va siendo hora de romper con todos los estereotipos sexistas y con ellos, los roles de género impuestos por un sistema heteropatriarcal. ¿Por qué todos los juguetes que están relacionados con el cuidado del hogar y de los bebés tienen que ser para las niñas y todos los juguetes que están relacionados con los coches, camiones o con el bricolaje para los niños? Pues Toy Planet ha roto todos los esquemas de los roles de género con su catálogo de juguetes.





La coeducación no sólo tiene que ser en las escuelas, sino también desde los medios de comunicación y desde las familias para que se entienda que el cuidado de los hijos y del hogar no tiene que ser una responsabilidad única y exclusivamente de mujeres, sino que también es una responsabilidad de los hombres, a esto se le llama corresponsabilidad, y que las mujeres también tenemos responsabilidades fuera del hogar, en nuestros puestos de trabajo y que en estos puestos de trabajo también las mujeres puedan tener las mismas oportunidades que los hombres de ascender y de que su salario sea el mismo que el de un hombre en un mismo puesto de trabajo. 

Por tanto, como sociedad, todavía nos queda mucho trabajo por hacer si de verdad queremos alcanzar la equidad de género y la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres tenemos que empezar por cambiar nuestras actitudes machistas aún enraizadas en la sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario