¿Dónde me gustaría que estuviera el colectivo profesional de los educadores y las educadoras sociales dentro de 25 años?

 





Antes de nada, escribo esta entrada por varios motivos especiales:

 

-          El día 2 de Octubre es el Día Internacional de la Educación Social


 

-          El pasado 30 de agosto se cumplió 30 años de la aprobación de la antigua Diplomatura de Educación Social, dando lugar la continuación de la profesionalización de la Educación Social ya desde el ámbito académico.

 

-          Este año se cumplen 25 años de la creación del Colegio Profesional de Educadoras y Educadores Sociales de Catalunya, siendo el primer colegio profesional de educadoras y u sociales de toda España.



Tengo que decir que nací en el año 1993, y no tuve la oportunidad de vivir esos momentos históricos de la profesión, aunque tenemos la suerte de que hay educadores y educadoras sociales que fueron testigos de ello y que pueden contar el desarrollo histórico de la profesión. Todavía seguimos en ese desarrollo de la profesionalización de la Educación Social, ya q, aunque se terminó el proceso de creación de los Colegios Profesionales con el de Cantabria, todavía queda un largo camino para poder culminar este proceso con una Ley que la regule y que pueda frenar el incesante intrusismo que acecha a la profesión. Aún así fui testigo de un acontecimiento que paró el país y todo el mundo: la pandemia por el COVID-19. A partir de ahí se vio que la profesión de la Educación Social era ESENCIAL. No solo en los ámbitos de infancia, juventud o lucha contra la pobreza, también en el ámbito de la educación para la salud. Un ejemplo claro de todo esto es esta campaña de sensibilización que provino del Ayuntamiento de Yecla y que se llevó a cabo por dos educadoras sociales con la colaboración de Cruz Roja Juventud hace casi un año. Aquí os dejo el cartel y el enlace de la noticia:  https://politicasocial.yecla.es/noticias/campana-de-sensibilizacion-dirigida-a-los-jovenes-ante-la-covid-19-yo-paro-la-cadena-covid-19-y-tu/  



Y me preguntaréis, ¿por qué mencionas esta campaña? ¿qué tiene que ver con el futuro de la Educación Social?

 

Pues me hace pensar que la Educación Social en un futuro podría estar presente y visibilizada en las políticas de Salud Pública mediante programas y proyectos de Educación para la Salud dirigidos a diferentes colectivos (no solo infancia y juventud, sino también dirigidos a población general, personas mayores, migrantes, etc.). O al menos eso me gustaría a mí, que se empiece a reconocer el papel importante que podría desempeñar la Educación Social en la Salud Pública en la transmisión de hábitos, valores y conocimientos a la sociedad y que los propios profesionales de la Educación Social y de la Sanidad (concretamente los profesionales de la Salud Pública) puedan trabajar de manera conjunta, sobre todo en prevenir enfermedades y mantener el bienestar en la ciudadanía. Es por ello necesario que se siga visibilizando la labor de las educadoras y educadores sociales en el ámbito de la salud.

Otro ámbito fundamental en el que me gustaría que la Educación Social estuviera presente es el de la educación formal. Este tema lleva ya mucho tiempo presente, debido a la nueva Ley educativa y a la Ley de protección de la Infancia y Adolescencia frente a la Violencia (o Ley Rhodes). Ya hay varias CCAA que tienen reconocida la figura de la Educación Social en los centros educativos (la última Comunidad en sumarse a la incorporación de la Educación Social en los centros educativos ha sido Catalunya). Al menos a mí me gustaría que desde los poderes públicos se escuchara de verdad a los profesionales de la Educación Social en vez de inventar nuevas figuras con competencias profesionales propios de las educadoras y educadores sociales, porque eso no hace más que diluir las funciones de la Educación Social con otras profesiones y a su vez esto solo hace perjudicar a las personas destinatarias de las intervenciones socioeducativas que podrían llevar a cabo en los centros educativos. No solo me gustaría que las educadoras y educadores sociales estén en los Departamentos de Orientación, también me gustaría que la figura pueda ser también una figura docente para formar a futuras ciudadanas y ciudadanos mediante una asignatura, véase Educación para la Ciudadanía o Ética. Con esta función la de conductas violentas y discriminatorias que podríamos evitar desde dentro de las aulas es significativo. En mi opinión podría tener un impacto considerable y que se podría fortalecer esos valores positivos y fomentar un pensamiento crítico entre el alumnado. También favorecería el respeto y la atención a la diversidad de las aulas haciendo que el propio alumnado sea protagonista de las situaciones que se podrían plantearse y así fomentar su participación en el aula creando un ambiente más dinámico y a la vez más cívico. Si bien desde el Departamento de Orientación los profesionales de la Educación Social pueden atender esa diversidad, también pueden formar a las familias del alumnado mediante las Escuelas de Familia y también podrían prevenir las desigualdades sociales y educativas del alumnado mediante programas y proyectos de acompañamiento tanto con el alumnado como sus familias. Esto se tendría que empezar a valorarlo desde el Gobierno central y a partir de ahí generalizar la incorporación de los profesionales de la Educación Social en los centros educativos. Ojalá esto pase en el futuro.

Otro ámbito en el que me gustaría que estuvieran presentes los profesionales de la Educación Social es en la Educación Medioambiental y más cuando tenemos un reto muy importante a partir de ahora: si bien lo tenemos muy difícil para evitar el proceso del Cambio climático, la Educación Social tiene el reto importantísimo de prevenir los efectos más graves que pueda producir. Para ello debe actuar desde lo local hacia lo global, es decir, pensar desde una perspectiva “glocal”, dado que cada acción que se puede llevar a cabo desde el ámbito local puede generar también un cambio global considerable, aunque es cierto que las mayores emisiones de CO2 a la atmósfera provienen de grandes industrias. ¿Estas acciones deben ser solo de “sensibilización”? No tiene porqué. De hecho, esto estaría muy relacionado con la lucha contra la pobreza, dado que la población más susceptible y vulnerable ante los graves efectos del cambio climático es la población que o bien está en riesgo de exclusión socioeconómica o que ya está en una situación de pobreza o extrema pobreza. Sin duda, la lucha contra el cambio climático y contra las desigualdades sociales van entrelazadas y aquí la Educación Social debería tener un papel fundamental para el desarrollo a nivel social. Quizás también a nivel de las políticas de Cooperación al Desarrollo, pero éstas deben estar acompañadas por acciones locales que también tengan un impacto real.

No quisiera olvidarme de otro ámbito importante de la Educación Social en el que sería muy importante su visibilización: la igualdad. En tiempos en los que el machismo todavía sigue causando crímenes contra las mujeres, sería deseable el aumento de la visibilidad del trabajo de los profesionales de la Educación Social visibilizando la realidad de la violencia de género y previniendo las conductas machistas y sexistas, sobre todo entre la población juvenil. Ahora es más necesario que nunca apostar por programas de coeducación para derribar mitos del amor romántico y de la violencia de género, empoderando así a las niñas y mujeres jóvenes para que puedan identificar las diferentes formas de violencias machistas y las formas de discriminación que sufren por el hecho de ser mujeres (sen cis o trans). También tratar de visibilizar las diferentes realidades de las mujeres para empoderarlas contra un único modelo impuesto por un sistema cisheteropatriarcal, dando así visibilidad a aquellas mujeres que quedan al margen de lo normativo.

Yo creo que lo he dicho todo acerca del futuro que me gustaría para la Educación Social. Es verdad que la titulación (Diplomatura) cumple 30 años, pero la historia de la profesión es mucha más larga y aún así queda mucho camino por recorrer para que sea todavía más reconocida por la sociedad, aunque ya se están dando pasos de gigante desde los Colegios Profesionales y desde el Consejo General de Colegios de Educadoras y Educadores Sociales; y en este mundo globalizado, dinámico y cada vez más sensibilizado por los problemas que nos afectan estoy segura que la Educación Social tendrá un importante papel en el desarrollo humano.

Felicitats a les educadores i educadors socials que formen part de l´CEESC pel 25 aniversari. ¡Per altres 25 anys! 







Comentarios

Entradas populares de este blog

Los técnicos de Integración Social NO son Educadores Sociales, son Auxiliares

Un mensaje para Fernando Simón

Vuelvo a insistir, no son menas SON NIÑOS